X
TURISMO >

Un empresario tinerfeño compra el hotel Internacional, en el Puerto

   

Imagen de archivo del hotel Internacional, cuando empleados protestaban debido al inicio del concurso de acreedores. / MOISES PÉREZ

MARÍA FRESNO | Santa Cruz de Tenerife

El empresario tinerfeño, Andrés Alonso, adquirió la pasada semana el portuense hotel Internacional por cuatro millones de euros. El establecimiento hotelero, que era propiedad de la familia Ascanio, se encuentra en un proceso de concurso de acreedores desde el 2008, fecha en la que cerró sus puertas.

Alonso lleva vinculado al sector turístico desde hace 15 años a través de su empresa familiar, el grupo Hemi, especializada en instalaciones hoteleras en el Sur de la Isla. Se enteró de la situación del hotel Internacional por una amigo dedicado al sector inmobiliario y, “después de hacer números y dado que teníamos intención de introducirnos en el sector hotelero, apostamos por esta compra”, señaló.

“Todavía seguimos inmersos en el concurso de acreedores”, explicó, “pero espero que asistan todos los acreedores a la junta que celebraremos el próximo mes de marzo, donde se presentará el nuevo convenio”. La intención de Alonso es seguir “contando con algunos de ellos, si quieren claro”. Puerto de la Cruz, según este empresario, tiene que reinventarse. Alonso cree que hay que “apostar por esta zona donde el turismo se ha olvidado”. Señaló que para gestionar el hotel, que tiene cinco plantas y 111 habitaciones, creará una cadena hotelera, que se llamará Helbest Hoteles, y espera que tras las reformas, aunque se encuentra en buen estado, el hotel reabra en el verano del 2012. Alonso afirmó que primará las contrataciones de trabajadores del Norte.

En cuanto al proyecto que Andrés Alonso tiene pensado para el futuro hotel Helbest Internacional, apuntó que está ya en negociaciones con turoperadores y explicó que la idea es apostar por un turismo alternativo. “Vamos a suscribir acuerdos con el golf del Puerto de la Cruz (La Rosaleda) y con bodegas para ofrecer paquetes de golf y gastronomía. También haremos un spa de 800 metros cuadrados y cambiaremos la cancha de tenis por la de padel. Apostamos también por mantener el turismo actual de británicos, alemanes y peninsulares, pero también queremos el familiar, nórdico y queremos adentrarnos en el chino que deja mucho dinero”, insistió el portavoz del grupo Hemi.