X
tecnología >

Un juez antepone la libertad de expresión en Twitter en un caso de acoso

   

EUROPA PRESS | Nueva York

Un juez ha desestimado en EE.UU. una demanda por ciberacoso en Twitter en favor de la libertad de expresión. El acusado escribió en la red de microblog Twitter una serie de amenazas en contra de una líder budista. El juez ha asegurado que la Constitución estadounidense protege las declaraciones “incómodas” en este tipo de sitios de Internet.

Un nuevo caso en Estados Unidos abre de nuevo el debate sobre los límites de la libertad de expresión en Internet. Plataformas como Twitter o Facebook permiten a los usuarios plasmar sus opiniones sobre cualquier tema y donde en los últimos años han proliferado los casos de amenazas y ciberacoso entre sus usuarios. Sin embargo, para un juez de Maryland en este tipo de casos prima la libertad de expresión frente al delito de ciberacoso.

La líder budista Alyce Zeoli denunció a William Lawrence Cassidy por acoso y por causarle una “considerable angustia emocional” tras una serie de mensajes amenazantes publicados en Twitter.

Utilizando varios seudónimos tanto en Twitter como en otros blogs, Cassidy publicó más de 8.000 ‘tuits’ y posts sobre Zeoli donde frecuentemente deseaba su muerte. Uno de esos ‘tuits’ aseguraba: “¿Por qué no le haces un favor al mundo y te suicidas? PS. Que tengas un buen día”, según recoge el diario estadounidense The New York Times.

Ante este caso, el juez del caso ha asegurado que la Constitución estadounidense protege este tipo de opiniones en plataformas como Twitter.

Twitter como tablón de anuncios

Para explicar esta decisión, el juez expuso una analogía de la situación actual con la época colonial estadounidense.

“Si un colono quería ver lo que estaba escrito en el tablón de anuncios de otro, tenía que caminar hacia el patio de su vecino y ver lo que estaba publicado o pedirle a otro que lo haga”, aseguró. Según el juez con Twitter las noticias del tablón de anuncios pueden aparecer de forma automática en el tablón del otro y los mensajes también pueden ser activados o desactivados por los propietarios de los tablones de anuncios.

“Uno puede pasar por alto lo que está publicado en un tablón de anuncios, a diferencia de una llamada telefónica, carta o correo electrónico dirigido específicamente una persona en concreto”, concluyó el juez. Es decir, desestima la demanda por no dirigirse las misivas dierctamente a la demandante.

La oficina del fiscal federal en Maryland, encargada de denunciar el caso, no ha hecho comentarios al respecto de la decisión del juez y tampoco ha confirmado si presentará una apelación. El abogado de Zeoli, Shanlon Wu ha asegurado que su cliente estaba “horrorizada y asustada por la decisión del juez”.