X
boxeo >

Un nulo injusto

   

JUAN S. SÁNCHEZ | Santa Cruz de Tenerife

El boxeador tinerfeño Adasat Rojas volvió a subirse a un cuadrilátero el pasado fin de semana y acabó su quinta experiencia como profesional con sabor distinto a las cuatro anteriores. Adasat hizo combate nulo ante el balear Pablo Sosa en un duelo de mucha intensidad que acabó con una decisión controvertida por parte de los jueces de la contienda.

El pupilo de Manuel Povedano salió desde el primer segundo en busca de acabar la pelea por la vía rápida. Buscó el fuera de combate con su agresividad habitual y encontró varias veces a Sosa, que aguantó en pie las buenas series de un Adasat que gastó demasiadas fuerzas en ese asalto inicial que fue de absoluto dominio suyo.

Sosa se fue soltando a partir de entonces y comenzó a mostrar que las buenas referencias que traía a Tenerife no eran falsas. El púgil balear, con mayor envergadura, tomó el centro del ring y trató de mantener en la distancia a un Adasat que, precisamente, buscó trabajar más de cerca para seguir mermando la resistencia de Sosa.

El tercer episodio respondió al mismo guión que el anterior. Adasat esperó a su rival para trabajar más a la contra y Sosa llevó la iniciativa sin crearle excesivos problemas al púgil tinerfeño, que salía de su cueva defensiva con buenas combinaciones que auguraban un triunfo antes del límite. Sin embargo el duelo llegó al cuarto y último asalto con Adasat, teóricamente, por encima en las cartulinas. Sosa se vio obligado a apretar el ritmo, pero no puso en excesivos problemas a su rival que, al final del combate se vio sorprendido, al igual que el numeroso público asistente a la velada por la decisión de los jueces.

“Sé que no es una decisión justa, pero no me importa porque hice un buen trabajo ante un rival que dará mucho que hablar”, dijo el fajador tinerfeño, que reconoció que “me encontré muy bien físicamente y estoy satisfecho por cómo se desarrolló el combate”.

Adasat desveló que “en el primer asalto me desgasté demasiado pero luego no noté el bajón físico de otras ocasiones y acabé muy entero. Estoy contento porque aún estoy en un proceso de aprendizaje y me veo muy fuerte”. El tinerfeño no pierde el tiempo y ya prepara su sexta comparecencia en el boxeo profesional que se producirá el próximo 20 de enero en el estadio Antonio Domínguez de Los Cristianos ante un rival aún por determinar.