X
OPINIÓN >

Una nueva etapa para la Fundación de Sanidad > Aurelio Abreu Expósito

   

La Fundación Canaria de Salud y Sanidad ha vivido tiempos convulsos en los últimos meses; sería absurdo tratar de negarlo. Fiscalizar el estado de la Fundación no ha resultado una tarea grata, pero sí totalmente necesario. Del resultado de la auditoria dimos cuenta, como corresponde, ante el Pleno de la Corporación, y el asunto sigue su curso normal, pero eso no puede detener la actividad de la Fundación.

La semana pasada se reunió el Patronato de la Fundación, en un ambiente agradable, distendido y de cordialidad, que agradezco profundamente a los patronos presentes: Lucio Díaz-Flores Feo, Amado Zurita Molina, Andrés Hernández Sánchez, Juan Manuel García Ramos y Emilio Sanz Álvarez. Es justo consignar también que disculparon su ausencia a la reunión Fermín Rodríguez Moreno, Álvaro Arvelo y Enrique González González, con cuya participación estamos seguros de que podremos contar en sesiones futuras del Patronato.

Es hora de mirar hacia delante y retomar la actividad de la Fundación. Y para ello, hemos estimado como indispensable fijar, dándonos como plazo máximo hasta finales de enero, una serie de criterios objetivos y claros que sirva para distribuir los recursos de que dispongamos atendiendo a los fines que establecen los Estatutos de la entidad. Queremos que los patronos se impliquen de verdad en la actividad de la Fundación, aportando sus ideas, conociendo sus opiniones, pues todos ellos son personas con una trayectoria, una calidad intelectual y un prestigio que no se pueden desaprovechar.

Consideramos importante potenciar en esta nueva etapa el apoyo a la investigación y a los estudios relacionados con la Sanidad, en todas sus facetas, así como reconocer el trabajo de los colectivos que trabajan en el área sanitaria y sociosanitaria de cara a la sociedad. El Cabildo debe liderar este proceso de reconocimiento, de dignificación del trabajo en materia de Sanidad y de todos sus profesionales en la Isla, y para ello creemos que el impulso de la Fundación puede ser esencial.

Se abre una nueva etapa para la Fundación, en la que tenemos una gran confianza, porque sobra ilusión y sobran buenas ideas para que a través de esta entidad, el Cabildo Insular de Tenerife ejerza una efectiva promoción de la sanidad y los hábitos de vida saludables entre los ciudadanos, apostando con firmeza por la política preventiva, que es la menos costosa y la más rentable para todos.

* Vicepresidente segundo y consejero de Bienestar, Sanidad y Dependencia del Cabildo Insular y Senador por Tenerife