X
medios de comunicación >

Varias multinacionales retiran su publicidad de un ‘reality show’ sobre la vida cotidiana de una comunidad musulmana de Estados Unidos

   

EFE | Miami

Varias multinacionales han sucumbido a los argumentos de una minúscula asociación católica de Florida y han retirado su publicidad de un “reality show” sobre la vida cotidiana de una comunidad musulmana de EEUU.

La Asociación Familia de Florida (FFA, en inglés), que según una investigación del New York Times sólo tiene un empleado, aseguró hoy que ya ha conseguido que 87 empresas retiraran sus anuncios de ese espacio televiso.

“El nuevo programa ‘All-American Muslim’ es propaganda claramente diseñada para contrarrestar las actuales y legítimas preocupaciones ante muchos musulmanes que son avanzados fundamentalistas islámicos”, advierte en su web esa entidad dedicada a “defender, proteger y promover los valores bíblicos y tradicionales”.

La organización -descrita por el Huffington Post como un grupo cristiano fundamentalista y de derechas- añade que el programa, estrenado por la cadena de contenidos educativos TLC el pasado 13 de noviembre, busca “manipular a los estadounidenses”.

“Sólo muestra musulmanes que parecen ser gente corriente, mientras que excluye a muchos creyentes islámicos cuyas agendas suponen un claro peligro para las libertades y valores tradicionales que la mayoría de los estadounidenses aprecian”, afirma la FFA.

Por ello, ha enviado cartas a las empresas que se anuncian durante el programa en las que expresa su opinión y les pide que dejen de “apoyar con sus dólares publicitarios” a ese programa.

“Es evidente que este programa está tratando de manipular a los estadounidenses para que ignoren la amenaza de la yihad e influirlos para que crean que estar preocupados victimiza a estas buenas personas del programa”, asegura en su escrito.

La serie, de la que hasta el momento se han emitido cinco capítulos, sigue el día a día de un grupo de estadounidenses musulmanes que viven en Dearborn, una localidad de las afueras de Detroit (Michigan) con gran población musulmana, e incluye pequeñas entrevistas con los protagonistas, en las que se hace especial énfasis en cómo su fe afecta a sus vidas cotidianas.

En un comunicado, la FAA asegura hoy que 87 de las empresas que recibieron sus cartas han decidido no volver a anunciarse aunque se queja de que la famosa marca de sopas Campbell’s y el fabricante de chocolates Hershey’s no han retirado la publicidad.

Por ello, insta a los ciudadanos a que llamen y envíen correos electrónicos a ambas compañías quejándose de su apoyo, al tiempo que publica en su web el listado de otras empresas que también se anuncian durante el programa.

Una de las firmas que decidió la semana pasada retirar su publicidad fue la popular cadena de tiendas para la reforma del hogar Lowe’s, lo que a su vez desató todo tipo de quejas por parte de voces progresistas del país, que la acusaron de intolerancia religiosa, e, incluso, varios congresistas expresaron públicamente su malestar por esa decisión.

Lowe’s explicó en un comunicado que retiró la publicidad porque el programa se había convertido en un “pararrayos para personas y grupos con fuertes puntos de vista”.

Lo que más sorprende de este caso es el revuelo que ha conseguido montar esta organización que, según una investigación realizada por el New York Times, sólo tiene en nómina a su fundador, David Caton.

De su web se deduce que sus principales fijaciones son los musulmanes y los homosexuales, y que su práctica más habitual es atacar a las compañías que se anuncian en medios de comunicación con contenidos que apoyen a alguno de esos colectivos.

“Honestamente, creo que habría que dar las gracias a la FFA, porque toda esta controversia con Lowe’s y otros anunciantes le está viniendo muy bien al programa y a nuestra comunidad, ya que nos ha unido mucho”, asegura Nawal Aoude, una de las protagonistas del programa, en una entrevista con USA Today.