X
EL ROSARIO >

Volver a la vida en Las Lagunetas

   

NORBERTO CHIJEB | El Rosario

Narconón, dedicada desde 1966 a la rehabilitación y prevención de las drogas y el alcoholismo, inauguró ayer su primer centro en Canarias, el quinto en España, en el que hasta hace unas semanas era el hotel rural Don Leandro, en el paraje natural de Las Lagunetas, en los términos municipales de La Matanza, El Sauzal y El Rosario.

Representantes municipales estuvieron presentes ayer en la apertura de un centro “que tratará de recuperar vidas”, señaló la consejera de Acción Exterior del Cabildo, Delia Herrera, quien aplaudió la idea de Narconón de instalarse en Tenerife, a la vez que recordó que “es raro que alguien no tenga un amigo o un familiar metidos en la droga”. El presidente de Narconón España, Juan Luis Domínguez, señaló que “nuestro personal trabaja duro para eliminar el uso de drogas y alcohol antes de que este comience, con explicaciones a los jóvenes durante todo el año”, algo que aplaudió Macario Benítez, alcalde de El Rosario, quien prestó “toda la ayuda que podamos ofrecer, aunque no sea económica”, remarcó.

Domínguez fue el encargado de presentar al equipo de trabajo del centro, que tendrá capacidad para unos veinte pacientes, que será dirigido por el matrimonio Fabiola Santana y Carlos Sosa, y que contará con médicos, fisioterapeutas y educadores.

El curso de rehabilitación de drogas dura seis meses, con una primera semana de abstinencia en una vivienda apartada del resto, para pasar después a la terapia, la primera física y la segunda psicológica. Una terapia que comenzó hace 45 años cuando William Benítez, preso en Arizona, siguió el método del filántropo Ronald Hubbard y logró desengancharse del caballo. Ahí nació Narconón.

[apunte]


“Mi hijo está vivo y está aquí”

Narconón es una empresa sin ánimo de lucro que se nutre de las donaciones de sus socios repartidos por más de cuarenta y cinco países. Algunos podrían considerar caro el tratamiento, pero en realidad nada es caro cuando se recupera la vida. Así, ayer, el momento más emocionante de la presentación del centro surgió cuando habló Alberto, un sevillano rehabilitado de la heroína, que ahora trabaja en Narconón.

Su madre, emocionada y con voz entrecortada, recordaba que “mi marido y yo decidimos mandarle a Narconón Sevilla y hoy mi hijo está vivo y está aquí”, mientras Fabiola Santana, la directora del recién inaugurado centro, pedía un aplauso para Antonio, de Las Galletas, el primer usuario de Narconón Tenerife.

[/apunte]