X
Tribuna alta >

X Legislatura > Antonio Alarcó

   

La próxima semana Mariano Rajoy será elegido presidente del Gobierno de España, según la voluntad de millones de ciudadanos que votaron al Partido Popular las pasadas elecciones generales, apostando por un cambio de rumbo radical a nuestra política y nuestra economía, y que en Tenerife y en Canarias nos llevaron a ganar con el mejor resultado del país.

Hombre predecible y con la mejor trayectoria política de la democracia, Rajoy ha dejado claro que la creación de empleo y la reducción del déficit serán sus prioridades, salvaguardando el estado de Bienestar. Desde nuestra posición en el Congreso y el Senado participaremos de estas acciones y seremos, a su lado, la voz de Canarias.

Deseamos también suerte en su cometido al nuevo presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada, que culmina una brillante carrera en la que ha sido presidente de Castilla y León y ministro de Administraciones Públicas y Agricultura, Pesca y Alimentación.

Su rectitud ha quedado demostrada con la serenidad con que ha conducido los compases iniciales de la X Legislatura, asumiendo el informe jurídico que niega la posibilidad de obtener grupo propio a Amaiur, en la línea de lo ya expresado por el Partido Popular. Querer pervertir el sistema con argumentos como la ausencia de un diputado en la constitución de la Cámara, es una práctica contra la que habremos de ser inflexibles.

Y al frente de nuestro Senado, nadie mejor que un hombre como Pío García Escudero, nombrado presidente con el apoyo de la Mayoría Absoluta de los senadores, que acumula más de 15 años en la Cámara Alta, y presenta un intachable currículo vital y político. Es una pena que el PSOE, nuevamente, no haya ofrecido su colaboración apoyando también su nombre en la votación.

Licenciado en Arquitectura, llegó a la política de la mano de José María Aznar, con quien fue director general en la Junta de Castilla y León, y fue teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Madrid. Desde 1995 ocupa un escaño en el Senado, donde ha desempeñado con brillantez la portavocía del Partido Popular en dos periodos diferentes.

Supone un gran orgullo contar con su amistad, que le llevó a participar junto a José Manuel Soria y Cristina Tavío, en el prólogo del libro La Voz de Tenerife, que presentamos hace escasas fechas, y que recoge las casi 1.500 propuestas que desarrollamos el anterior periodo de sesiones.

En su discurso asumió el compromiso de liderar un proceso de diálogo que nos habría de llevar a reformar el Senado para que hacer efectiva su función constitucional de representación territorial, y que requiere un impulso que consolide su papel y le acerque a los ciudadanos. Nuestro nuevo presidente del Senado hace referencia a que es nuestra labor, sin perder de vista la austeridad y contención económica que marcarán esta legislatura, proceder a resolver cuanto antes la reforma.

Pensamos que es gratuito decir que sobra el Senado, pues nuestra Constitución le encomienda importantes misiones en el ámbito legislativo, de control del Gobierno y de sus relaciones internacionales, y de participación y coordinación territorial, pero creemos que una eventual modificación podría llevarle a asumir otros papeles importantes.

Una situación como la actual, en la que el legislador habrá de velar por que a cada política fiscal acompañe una medida social, por la potenciación de la empresa para facilitar la generación de empleo, y por luchar contra la injusticia y la exclusión social, el Senado más que nunca es una oportunidad.

No se puede negar su papel a las Ciencias, la Universidad, la Educación, la Sanidad o la Cultura, también claves en nuestro proceso de recuperación económica, y que han de encontrar un espacio para el debate y el acuerdo. La transferencia de estas competencias a las comunidades autónomas habría de permitir que el Senado fuera el lugar que acogiera el debate y el consenso sobre estas cuestiones, convertido, como en Francia, en Cámara de la Ciencia.

Ser el senador más votado de la democracia en Tenerife es una situación histórica, motivo de gran satisfacción y responsabilidad, por lo que conllevará en el ámbito legislativo. Será, además, un verdadero honor compartir escaño con siete senadores canarios más del Partido Popular, que formaremos uno de los grupos territoriales más numerosos del hemiciclo, artífices de importantes propuestas para nuestra comunidad autónoma, como ya la fuimos la anterior legislatura, con cerca de 3.500 iniciativas sobre las principales inquietudes de las Islas.