a contracorriente >

¿Un/a catalán/a en La Moncloa? > Enrique Arias Vega

La aspiración de Carmen Chacón a dirigir el PSOE vuelve a plantear una cuestión aparentemente obvia: ¿puede un catalán presidir el Gobierno español?

En algún momento, esa idea la tuvo Felipe González, al querer que le sucediera su entonces vicepresidente Narcís Serra. Por desgracia, éste se vio obligado a dimitir en 1995, tras las escuchas ilegales del Cesid a varios personajes públicos.

Nueve años antes, Miquel Roca ya había lanzado su candidatura a la Presidencia mediante la llamada operación reformista. El batacazo electoral fue estrepitoso: no obtuvo ni un solo escaño. La conclusión desde el nacionalismo de CiU fue rotunda: “A los catalanes no nos quieren en España”. La razón del descalabro, sin embargo, fue otra mucho más lógica: ¿cómo es que pretendía gobernar España alguien perteneciente a un partido nacionalista, fuese éste catalán o de cualquier otro sitio?
Ese problema le afecta ahora, en parte, a Carme/n Chacón.

Resulta que su partido, el PSC, es una formación distinta del PSOE, aunque asociada a él, y con deseo de tener grupo propio en Las Cortes. El PSC también reclama un voto diferenciado del socialismo español en asuntos catalanes, mientras que ya ha gobernado Cataluña en coalición con los independentistas de Esquerra Republicana.

Con semejantes precedentes, no son de extrañar las suspicacias que levanta la candidatura de Chacón, lo que limita sus posibilidades no ya de llegar a La Moncloa sino de dirigir el PSOE.

Pienso que, pese a todo, sería una lástima ya que, dada la deriva secesionista del Principado, un catalán al frente de España o, al menos, de un partido nacional, facilitaría su difícil pero imprescindible integración.