entrevista >

“¿Denuncias falsas? Son muy pocas y el sistema las detecta”

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Montalbán tiene claro que los medios deben informar sobre los estragos que causa la violencia machista. / EFE

Para saber cómo avanzar en la superación del gran reto que supone la violencia de género en España, bueno es consultar a quienes atesoran experiencia a la par que responsabilidad en la materia, como la magistrada Inmaculada Montalbán (Granada, 1960).

-¿Qué aciertos detecta en la ley integral y qué se puede mejorar?

“España cuenta con una de la normativas más completas. Señala la desigualdad como la causa última y ha creado instituciones para proteger a las víctimas y evitar la impunidad de los agresores, como los Juzgados de Violencia sobre la Mujer. Aun quedan por implantar medidas de la Ley, como las Unidades de Valoración Forenses, para auxiliar al juez en la valoración del riesgo. También hay que mejorar la especialización y formación de quienes trabajan en este problema social. Y en educación queda también por hacer. La educación es la vacuna contra la violencia”.

-Los partes policiales siguen repletos de episodios de violencia de género. ¿Solo la educación y la concienciación social puede rebajar este tipo de delincuencia?

“Cuando policías y jueces intervienen es porque ya se ha producido la violencia. Desde el Consejo del Poder Judicial y desde el Observatorio trabajamos para mejorar nuestra respuesta cuando hay denuncia. Pero es importante evitar la violencia, por ejemplo, interviniendo en el aprendizaje de los jóvenes para evitar que reproduzcan comportamientos machistas”.

-A un guardia civil denunciado en Tenerife no se le retira el arma por orden judicial, sino que a la jueza le basta con la palabra de su superior. ¿No debería regularse un protocolo automático para estas situaciones?

“Desconozco el caso y no puedo valorarlo. Es cierto que la tenencia de armas se recoge en los protocolos como un factor de riesgo y de peligro. Pero insisto que no entro a valorar el caso concreto”.

-Los psicólogos advierten sobre el efecto contagio que produce la publicación de suicidios. ¿Entiende que ocurre lo mismo con la violencia de género?

“No hay estudios concluyentes al respecto. Lo que tengo claro es que los medios de comunicación han de contar los estragos que produce la violencia machista, con rigor y sin morbo. Los malos tratos matan y las mujeres que los sufren, sus familiares, vecinos o amigos lo han de saber. Aquí esta la labor de los medios”.

-Un tinerfeño fue acosado por su pareja durante dos años para retomar la relación hasta que accedió a visitarla en Madrid. Al llegar, ella lo emborrachó y lo asesinó incendiando su vivienda con bombonas de butano que previamente había almacenado. ¿Por qué no se trata como un caso de violencia de género si el esquema es idéntico y el abandono de los roles tradicionales es una constante en nuestra sociedad?

“Sería violencia doméstica. La violencia de género se produce sobre la mujer por el hecho de ser mujer. Las cosas hay que nombrarlas para que existan y para entendernos. Desde la Conferencia de Beijing en 1995 se utiliza la palabra género para señalar la desigualdad como la causa última de la violencia que sufren las mujeres”.

-Se habla de multiplicación de denuncias falsas sobre malos tratos que no se refleja en las estadísticas. ¿La falta de ética en algunos casos está dando argumentos a un rebrote machista?

“Quienes hemos trabajado en los juzgados sabemos que las mujeres denuncian tras pensarlo mucho y no por capricho. Los estudios del grupo de magistrados expertos del Consejo del Poder judicial y las memorias anuales de la Fiscalía atestiguan que las denuncias falsas son muy pocas y que el sistema las detecta”.

-¿Hay que promulgar una ley integral para proteger a los menores de edad de la violencia doméstica en cualquiera de sus expresiones?

“En mi opinión las leyes actuales , en general, ofrecen suficientes medidas de protección. Lo importante es actuar a tiempo para evitar el daño y proteger al menor”.