POLÍTICA > ENTREVISTA

Paulino Rivero: “Coalición Canaria tiene que marcar su propio rumbo”

Paulino Rivero, presidente del Gobierno de Canarias. / JAVIER GANIVET

JUAN MANUEL PARDELLAS | Santa Cruz de Tenerife

Coalición Canaria afronta una de sus mayores encrucijadas. Los resultados electorales de mayo y noviembre han generado un terremoto en sus filas. El histórico líder de los nacionalistas reflexiona sobre lo ocurrido en los últimos meses y qué liderazgo y objetivos deben primar ante la convocatoria del próximo congreso, donde rechaza la propuesta del CCN de crear dos bloques nacionalistas, uno de centro derecha y otro de centro izquierda. Los sondeos lo incluyen a él como ese líder para relanzar a Coalición Canaria, junto a Antonio Castro, Ana Oramas y José Miguel Barragán.

-¿Cómo son sus relaciones personales con Román Rodríguez y hasta dónde hay que deducir que se ha dado el primer paso para la reunificación nacionalista?

“Siempre he mantenido una buena relación personal con él. Decidió, en un momento, marcharse, porque sus aspiraciones políticas no tenían cabida en Coalición Canaria, y decidió fundar un partido. Nunca ha habido mala ralación personal. Para estas elecciones hemos decidido ir conjuntamente, en una alianza que permitiera mejorar la fuerza de Canarias en Madrid. Desde el punto de vista de la obtención de un diputado por Las Palmas, el resultado fue satisfactorio. La alianza que conformamos tenía un objetivo en las elecciones generales con un programa definido con los asuntos que teníamos que priorizar en Madrid. Esto es un punto y seguido. Los acuerdos de Madrid pueden facilitar que, en el futuro, nos podamos encontrar. Pero, a día de hoy, Coalición Canaria tiene que marcar su propio rumbo. Nuestra apuesta debe ser avanzar sin mirar para ambos lados y poner las condiciones para que sea un congreso exitoso y marquemos las pautas para la Canarias de 2020. Debe ser un congreso participativo, de abajo hacia arriba. Una vez que cada partido celebra cada uno de sus congresos, veremos si se dan las condiciones para acuerdos, no necesariamente pasando por la unificación. Hay fórmulas que no pasan por la integración que han funcionado bien. Los congresos deberán identificar si los programas ideológicos y las prioridades son los mismos. Así será mucho más fácil encontrarnos en el futuro”.

-Sin embago, el documento más importante de cada ejercicio, los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma, no contaron con el apoyo de Nueva Canarias. ¿Eso no es una piedra en este nuevo camino de entendimiento?

“La política es complicada. Tuvieron que votar en contra por coherencia. Presentaron una enmienda a la totalidad con el objetivo de tener mayor capacidad en el Parlamento y, en coherencia, votaron en contra. También podría decir que no votaron en contra de mi toma de posesión, sino que se abstuvieron. Hemos coincidido en asuntos estratégicos. No le doy tanta importancia al voto en los presupuestos, porque no era necesario”.

-Ignacio González, del CCN, propone que la refundación pase por la conferencia de dos bloques nacionalistas mas cercanos ideológicamente, Coalición Canaria, CCN, PIL, PNC y, en otro lado, Nueva Canarias, Socialistas por Tenerife, Sí se puede, Asamblea Majorera y otros grupos de izquierda, ¿lo comparte?

“No”.

-¿Ana Oramas le anunció que se iba a proponer en la noche electoral como la persona que iba a liderar la refundación del nacionalismo canario?

“En la noche electoral se dicen muchas cosas. Nuestra organización política tiene sus responsables. Los diputados tienen un ámbito competencial; el presidente y los consejeros del Gobierno tienen el suyo y el partido tiene, legítimamente elegida, a su representante, que es Claudina Morales”.

-¿Qué ocurrió en las pasadas elecciones? ¿Qué reflexión, qué autocrítica hace?

“Hacemos unas lecturas dramáticas de todo. Las elecciones autonómicas fueron un éxito rotundo para CC. No entiendo el dramatismo de cinco meses después, con un malísimo resultado que tiene unas causas bien claras. Veníamos perdiendo efectivos, poco a poco, y en las autonomías, cuando el PP arrasa en toda España, en Canarias CC gana en seis de las ocho islas e incrementa su presencia en dos diputados. Ese sí que es el dato objetivo. Ganamos en La Graciosa, Lanzarote, Fuerteventura, La Palma, El Hierro y Tenerife; el PSOE en una isla, La Gomera, y el PP solo en Gran Canaria. Que no olviden que Canarias no es Gran Canaria, ni Tenerife. Canarias la conforman las ocho islas del Archipiélago. Probablemente, el éxito quede oscurecido por la perdida de mayorías absolutas en algunas instituciones. Es cierto. Pero en política es más importante haber cambiado la tendencia, y eso es lo que hemos logrado. Luego, vino el dramatismo de las elecciones generales, con un resultado malísimo para CC. Erramos en el mensaje. El PP dijo que CC había sido un socio imprescindible para sostener a Zapatero. Eso llegó más a la gente, tuvo más impacto que nuestro mensaje de que el apoyo al Gobierno del Estado nos había servido para activar la economía de las Islas, en una situación de profunda crisis. La responsabilidad de CC primando acuerdos en beneficio de Canarias y no pensando exclusivamente en las elecciones… Si hubiera sido así, lo fácil hubiera sido tumbar a Zapatero en 2010, pero eso hubiera significado la intervención de la economía española por parte de la Comisión Europea. De ahí, la responsabilidad con la que actuamos. La Historia dirá quiénes ejercieron la responsabilidad en un momento clave como fue aquel. Una semana antes había estado en Bruselas con Durao Barroso. Sabía perfectamente cuál era la situación de este país y si no se producen aquellas decisiones importantes, nos habrían intervenido. Hay que reconocer que un presidente con tal nivel de deterioro en aquel momento, no supo trasladar el deseo de los ciudadanos de que se fuera. Y eso ha sido demoledor para nosotros, nos hizo mucho daño, ese mensaje de la connivencia para salvar a Zapatero. Una de las cuestiones que tiene que analizar CC es por qué históricamente se producen esos desafectos tan importantes en unas elecciones generales hacia los nacionalistas, cuando no es lo que sucede en el País Vasco y Cataluña, donde la respuesta de sus ciudadanos en las generales es mucho más nacionalismo”.

-¿Por qué no aquí?

“Porque sociológicamente somos sociedades muy distintas. Ahí hay todo un trabajo del nacionalismo canario por hacer. Tenemos que ir creando una conciencia nacional canaria de la defensa de nuestros intereses. Aquí siempre se ha votado masivamente a la fuerza nacional que ganaba, desde la UCD, pasando por el PSOE de Felipe González, el PP de Aznar y así una y otra vez, como ahora con Rajoy. No ha ocurrido nada excepcional ahora, siempre ha ocurrido lo mismo. Lo que significa es que el nacionalismo canario no ha conseguido transmitir la importancia de tener una fuerza política canaria de obediencia canaria para defender unos intereses singulares. Y debería ser mas fácil poder explicar por qué tenemos que estar en Madrid, si me apura antes que en un ayuntamiento. Es un déficit. No lo hemos sabido transmitir”.

-CC adoptó como propia la bandera independentista de las siete estrellas verdes, ¿Asistiremos a un radicalismo del lenguaje, de los objetivos, de los mensajes de CC?

“Debemos jugar una posición responsable, defender una mayor autonomía de Canarias, con más competencia, menos dependiente, con mayor suficiencia financiera, con mayor capacidad para desarrollarse por sí misma. No son momentos de aventuras, sino de respetar el marco en el que nos encontramos, desde la Unión Europea y el marco del Estado español. Otra cosa es que reclamemos una modificación de la Constitución, donde se reconozca la lejanía y la inalterabilidad de nuestro REF. No son momentos de jugar a otras cosas”.

-¿Cómo va a evitar que algunos de sus dirigentes sí se demarquen con declaraciones más radicales?

“Mayoritariamente, CC está en un camino de responsabilidad y sensatez. No vislumbro ningún problema por ahí”.

-Una vez Claudina Morales ha renunciado a su reelección, ¿Qué perfil debe tener el o la nueva presidente o presidenta de CC?

“La prioridad de CC en estos momentos es impulsar un gran movimiento participativo en todas las asambleas locales e insulares. Los afiliados y simpatizantes deben hacer propuestas sobre nuestros objetivos programáticos para la Canarias de 2020, para los próximos ocho y diez años. Después de la crisis, se abre un nuevo tiempo y debemos adecuar los objetivos a él. A partir de ese objetivo estratégico, ideológico y programático, quien asuma la dirección de CC es lo de menos. Afinar, ajustar y modernizar el partido debe ser la prioridad”.

-No es exactamente así. Usted sabe bien que muchos dirigentes de otras formaciones no reconocían a Claudina Morales como interlocutora válida, sino a usted. No lo ha tenido nada fácil. Para muchos, usted seguía siendo el líder de CC. Por lo tanto, quien dirija CC sí tiene su importancia, tanto para los miembros de su propio partido, como lo hará el resto de formaciones…

“Usted lo ha dicho. Los líderes se identifican con quienes tienen el máximo apoyo de los afiliados y eso se decide en los congresos. El próximo presidente de CC será el o la mejor y reunirá alrededor de su figura el máximo consenso de CC”.

-Hay muy pocas personas valoradas en todas las asambleas locales y las islas. José Miguel Barragán, Antonio Castro y usted. Ana oramas no cuenta con esa implantación local y los estatutos de CC le impedirían a usted ser presidente de los nacionalistas. Me quedan dos…

“Los partidos tienen unos estatutos que los congresos pueden cambiar. Estamos en un momento importante para dotar de un nuevo impulso al nacionalismo canario que representa CC. Son tiempos que requieren meditar las decisiones. Hemos tenido una etapa brillantísima, con un éxito enorme de representación en Madrid, en el Gobierno de Canarias, en la mayor parte de los cabildos y en casi todos los ayuntamientos. Eso sí que es Historia. Ahora tenemos que fortalecer nuestros objetivos programáticos y electorales. Necesitamos un revulsivo, un cambio de ritmo, ajustarnos a un nuevo tiempo, con un escenario mundial diferente, en un nuevo marco y todo eso hay que leerlo bien. Del congreso de CC debe surgir una dirección fuerte, pero lo más importante no es eso. Si no identificamos nuestro proyecto para Canarias, no nos servirá de nada”.

-¿Y cuáles son esas tres o cuatro líneas estratégicas?

“Ya veremos. Quiero escuchar a los afiliados y simpatizantes. Necesitamos muchas ideas. Sería malo alumbrar cualquier línea estratégica si no creemos en la participación. No quiero apuntar ninguna dirección para que los demás se apunten o discrepen. Tenemos que partir desde las bases. Estoy muy ilusionado y expectante ante el proceso apasionante que se va a abrir en las asambleas locales, con mucha participación, escuchando a nuestra gente, a las bases, con propuestas que vayan de abajo hacia arriba. El Congreso Nacional de CC debe celebrarse tras un gran debate en el que hayan participado todos nuestros afiliados y simpatizantes”.

[apunte]

“Los hospitales del Norte y del Sur se abrirán por convicción y necesidad, no porque nadie me presione”

-Ricardo Melchior ha amenazado con marcharse de CC si el Gobierno de Canarias no transfiere al Cabildo de Tenerife las competencias del Parque Nacional del Teide, ¿va haciendo las maletas o se quedará?

“Es un militante cualificado de CC, muy comprometido. Este asunto de los parques nacionales se resolverá de una forma muy sensata, responsable, ajustada a las capacidades de cada uno de los cabildos y sin perder la oportunidad que tiene el Gobierno de Canarias de contar con una red de parques nacionales canarios”.

-Aurelio Abreu también ha amenazado con romper el pacto si no se garantizan inversiones y la apertura ya del hospital del Norte…

“Los políticos somos muy dados a frases cortas y contundentes que quedan muy bien en la prensa, la radio y la televisión. Detrás de todo siempre hay una gran responsabilidad. Los hospitales del Norte y del Sur fueron impulsados por CC y obedecen al modelo sanitario que defiende CC frente a otros en otras islas. En Gran Canaria se decidió concentrar todos los hospitales en la capital. Nosotros no. En vez de un gran hospital en El Mayorazgo al estilo de Gran Canaria, optamos por descentralizar y atender a la realidad demografía de la Isla. Mejorar el Universitario y La Candelaria y descentralizar al Norte y Sur de la Isla. Ahora mismo estamos ante un momento de especial dificultad económica, no nos pongamos vendas en los ojos. En Cataluña están cerrando hospitales y solamente se atienden Urgencias y Atención Primaria. En Castilla La Mancha se venden, se privatizan los hospitales comarcales. Y en Canarias no hacemos eso, sino que seguimos construyéndolos. Cuando asumí la Presidencia del Gobierno de Canarias, en 2007, había dos hospitales diseñados pero sin los servicios que demandaba la población del Norte y del Sur. Los alcaldes y las plataformas ciudadanas aceptaron tardar más, pero integrar los servicios completos que se demandaban. Y eso es lo que hicimos. Nos ha cogido la gran crisis. ¿Cuántos proyectos personales, empresariales y gubernamentales se han truncado estos últimos años? ¿Cuántas frustraciones? ¿Cuántas expectativas caídas al suelo? Pero no renunciamos ni ahora ni nunca a que el Norte y el Sur tengan sus hospitales. El Norte tendrá su hospital y no porque nadie me presione, sino porque es una necesidad y una convicción mía. Y lo mismo con el Sur. Son necesarios. El Gobierno no va a cambiar su criterio por más o menos presión. El Norte abrirá antes del 31 de marzo sus primeros servicios. Nos equivocamos si no leemos el contexto general en que nos encontramos ahora”.

-¿Qué va a pasar con los 500 pescadores expulsados del banco canario sahariano?

“Esa es una decisión del Parlamento Europeo, que tiene que ver con un asunto que es una vergüenza para la comunidad internacional, no haber resuelto durante decenios el conflicto del Sáhara. La suspensión del acuerdo de pesca tiene que ver con esto. Tengo que hacer una llamada de atención a la conciencia de la comunidad internacional y de la ONU para resolver, de una vez por todas, un conflicto que tiene repercusiones políticas y económicas”.

[/apunte]