EN CONFIANZA CON... JORDI BERCEDO TOLEDO

“La luz al final del túnel se puede ver ya en el deporte de Santa Cruz”

Jordi Bercedo Toledo. / DA

NORBERTO CHIJEB | Santa Cruz de Tenerife

Jordi Bercedo Toledo, pese a su juventud, lleva casi treinta años ligado al squash, del que ha sido deportista y presidente de la Federación Canaria, hasta que hace seis meses asumió la gerencia del Organismo Autonómo de Deportes de Santa Cruz de Tenerife. Es economista y un amante de todos los deportes, no en balde también ha practicado natación, waterpolo, kárate (cinturón marrón), tenis, frontón o vela.

-¿Es tan diferente dirigir una federación que todo un organismo autónomo de deportes de una gran capital?

“Para nada, podríamos decir que el Organismo Autónomo de Deportes es como una gran federación deportiva”.

-Antes tocaba en la puerta pidiendo ayudas, ahora le tocan a usted.

“Pues sí, es lo que toca, y afortunadamente muchas de estas personas son grandes amigos y conocidos de este mundillo, por lo que es bastante fácil llegar a entendimientos mutuos”.

– Con la crisis y la caja vacía, ¿se puede hacer política deportiva en la ciudad?

“Por supuesto, ahora más que nunca debemos hacer deporte y aprender de las grandes virtudes que nos aporta el deporte para hacer la crisis más llevadera”.

-Si fuera por lo que han hecho o han dejado de hacer los anteriores, se diría que no le resultará dificil superar a sus antecesores en el cargo.

“Particularmente respondo por mí mismo. Desde el primer día que entré y en todo lo momento, intento siempre hacerlo de la mejor manera posible, entregándome en cuerpo y alma para conseguir que el deporte de Santa Cruz mejore día a día y llevando casi ya seis meses en el cargo, creo que la luz al final del túnel se empieza a ver”.

-¿Entiende que la concejal de Deportes y Juventud no esté liberada, que no le dedique las 24 horas del día al cargo?

“Considero que es un lujo y un privilegio para el Ayuntamiento de Santa Cruz tener una concejal de talla profesional e intelectual de Doña Mónica que además realiza su trabajo sin cobrar ni un duro, lo cual le reporta a las arcas municipales un importante ahorro económico. Estamos en el Siglo XXI y gracias a las nuevas tecnologías, la concejal y yo estamos en todo momento coordinados, incluido noches, fines de semana y festivos, por lo que estamos siempre coordinados”.

-¿Y esos rumores de que Deportes y Cultura se van a unir y Mónica Molina dejaría paso a Clara Segura?

“Trabajo con realidades, de los rumores que se encargue la prensa. Considero que Deportes y Cultura son dos áreas muy importantes para la ciudad, que necesitan una infraestructura propia para poder funcionar, pero si por necesidades de gestión y economía, en un momento dado se unieran, pues habría que trabajar en consecuencia para intentar sacarle el mayor rendimiento”.

-¿Le ha sido duro tener que dejar la raqueta?

“Para nada, principalmente porque no la he dejado ni por el momento pienso hacerlo. Es cierto que ya no me es viable entrenar y competir como lo hacía antes, pero todo tiene su momento y su lugar… Ya tengo casi 37 años. Ahora más que nunca, me es fundamental hacer deporte para mantenerme en forma tanto corporal como mentalmente y aguantar el intenso día a día”.

-¿Por qué el deporte en Santa Cruz ha estado dejado de la mano de Dios?

“Quizás porque no se le ha dado la importancia que merece y porque nunca se ha creído en él, como una fórmula de crear sinergias con Sanidad, Asuntos Sociales, Turismo, Economía…”

-¿Siente envidia por La Laguna o Las Palmas?

“Para nada, Santa Cruz es mi ciudad y la llevo en el alma. Pienso que uno de los grandes fallos del deporte de Santa Cruz no es que no se hayan hecho cosas, sino que no se ha sabido venderlas, por lo que no se ha valorado por la población como merece”.

-¿Qué es lo mejor y lo peor que se ha encontrado en el OAD?

“Lo mejor sin lugar a dudas es que me encanta. He sido deportista, entrenador, árbitro, directivo de club, presidente de una federación Canaria, vicepresidente de una federación nacional, economista especializado en gestión deportiva… Llevo el deporte en la sangre, por lo que tener la oportunidad de gestionar el deporte de mi ciudad es un orgullo tremendo que me hace ser enormemente feliz. Respecto a lo malo, sinceramente creo que lo peor es no tener recursos para poder ayudar de mayor manera a los clubes y deportistas de nuestra ciudad, poder construir nuevas instalaciones y organizar nuevos y mejores eventos. Sin embargo, todo esto, lejos de suponer un trauma, supone un enorme reto que estoy convencido de que conseguiremos alcanzar”.

-Todavía no tenemos director general. ¿Le han propuesto a usted algún nombre, se atrevería a darme uno?

“La verdad es que no entiendo cómo podemos llevar tanto tiempo sin director general, personalmente ni me han propuesto a nadie ni me han llegado rumores. Sin embargo y por el bien del deporte canario, espero que sea una persona implicada con el deporte de nuestras islas, que entre con ganas y capacidad de trabajo para intentar que el deporte canario pueda sobrevivir a esta tormenta económica que sin lugar a dudas es mayor de lo que la gente piensa”.

– ¿Por qué se les cobra locales a los clubes y se les retira la subvención, cuando en otros casos no pasa lo mismo?

“La retirada de subvenciones no ha sido un capricho sino una dolorosa consecuencia de una profunda realidad económica, que no nos gusta pero que tenemos que combatir para que no se agudice aún más. El cobro de los locales de clubes responde únicamente al cobro de una tasa municipal a las que todos estamos obligados a su cumplimiento al igual que ocurre con otras como las de basura, IBI, etc.”