TRAGEDIA EN AGUAS ITALIANAS > EL CASO DEL ‘COSTA CONCORDIA’

Antonio Padrón: “Hay que poner un límite de aforo a los cruceros”

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

El capitán marítimo de la provincia tinerfeña, Antonio Padrón, manifestó ayer a este periódico que, visto el naufragio del Costa Concordia frente a la isla italiana de Giglio, “tenemos que poner un límite de aforo a los barcos” para poder garantizar su seguridad. A este respecto, Padrón destacó que el barco accidentado “llevaba a más de cuatro mil personas a bordo, pero es que los más nuevos, como el Oasis of the Seas, tiene cabida para nueve mil y pico”.

Cuestionado cómo pudo suceder, el experimentado marino reflexionó que “ésa es la pregunta que se hacen muchos. Han pasado cien años desde el Titanic y hay una relación de causalidad con el Costa Concordia: el origen se encuentra en el factor humano. Pero un accidente siempre es concatenación de múltiples factores, y queda mucho por aclarar, como por ejemplo por qué estaba el barco a tres millas de su ruta prevista, o si es verdad que el bajo que provocó el siniestro no se encuentra reflejado en las cartas de navegación…”.

Aunque será el capitán del Costa Concordia, Francesco Schettino, quien deba responder sobre si abandonó el barco antes de tiempo, Padrón rompió una lanza en favor de la tripulación: “La gente debe saber que el accidente no se produjo tan cerca de la costa como aparece en las imágenes de televisión, sino que al producirse el choque fueron ellos quienes vararon el barco lo más cerca posible de la isla, para así mejorar las condiciones del rescate y evitar que se hunda el barco”.

En cuanto a las circunstancias de dicho rescate, el capitán marítimo apuntó que “el pánico es inevitable, porque son situaciones que no se pueden prever ya que una parte de la familia está en la piscina y va a buscar a la otra que está en el camarote en vez de acudir a los puntos señalados, la luz se va, el barco se escora… Además, la mayor parte de la tripulación de estos colosos son camareros, músicos y demás, sin experiencia marítima”.

Simulacro hace 75 días en Tenerife

Sobre la preparación de las autoridades marítima tinerfeñas en cuanto a este tipo de eventos, es reseñable explicar que hace 76 días tuvo lugar en el muelle Sur de Santa Cruz de Tenerife un simulacro de amenaza de bomba en el Costa Deliziosa, también de Costa Cruceros. “Tardamos doce minutos en desembarcar a 800 personas” recuerda Padrón, “y entonces me pareció un logro digno de destacar, pero no hay que engañarse: los accidentes siempre son de noche, con mal tiempo y en fin de semana”.

Tal simulacro acaeció el pasado 2 de noviembre. Se llamó al barco avisando de una bomba a bordo, por lo que el capitán activó los protocolos internos, incluida evacuación de la tripulación y llamada al Centro de coordinación y servicios, que alertó a las autoridades. Colaboraron Autoridad Portuaria, Policía Portuaria y Guardia Civil.

Costa Cruceros admite el error del capitán Schettino

Schettino, que en la imagen aparece agasajado por al presidente de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife con motivo de su visita del 3 de diciembre de 2010, ha sido arrestado. / DA

El presidente y consejero delegado de Costa Cruceros, Pier Luigi Foschi, manifestó este lunes en Génova que no pueden negar que el naufragio del Costa Concordia “se trató de un error humano”, a la par que subrayó que la maniobra realizada por el comandante del barco, Francesco Schettino, de 52 años, que se acercó hasta unos 150 metros de la costa de esa pequeña isla del mar Tirreno, “no había sido aprobada, ni autorizada por Costa Cruceros”.

[apunte]

COSTA CONCORDIA

-Tonelaje: 114.500. tms
-Eslora: 290 metros
-Manga: 35,5 metros
-Velocidad crucero: 21,5 nudos
-Velocidad máxima: 23 nudos
-Puentes: 12

En la publicidad se detalla que su nombre sugiere la armonía entre los pueblos, sus escenarios, la clase, la cultura y el gusto de los estilos arquitectónicos de la Gran Europa.

Cuenta con 1.500 camarotes, de los cuales 55 tienen acceso directo a spa y 505 cuentan con balcón privado. Además tiene 58 suites, todas con balcón privado, y 12 con acceso directo al citado spa.

450 fueron los millones de euros que costó construir el Costa Concordia, un proceso que se prolongó entre 2004 y 2005.

85 son los millones en los que se cifran las pérdidas ocasionadas hasta ahora por el naufragio del barco, aunque se esperan otros desembolsos durante el año, así como una aportación de unos 30 millones de dólares en concepto de seguros.

[/apunte]