economía >

Canarias, nudo de comunicaciones

La multinacional Telefónica se ha propuesto mejorar las infraestructuras de telecomunicaciones en Canarias. | DA

B. N. | Santa Cruz de Tenerife

Con la puesta en servicio el pasado año del cable submarino de fibra óptica Pencan 8, las inversiones de Telefónica en estos sistemas han convertido al Archipiélago canario en el nudo de comunicaciones submarinas más importante de Europa y en punto de unión de continentes: Europa, África y América. Para ello, Telefónica ha invertido a lo largo de estos años una cantidad superior a las 221 millones de euros.

La necesidad de dotar de comunicaciones de calidad entre Canarias y a la Península fue la principal razón de la introducción de Telefónica en la tecnología de cables submarinos. Los primeros cables telegráficos entre la Península y Canarias se instalaron en 1861 y el primer cable telefónico, Pencan 1, se instaló en 1965. Del total de 8 cables submarinos que Telefónica ha tendido entre Canarias y la Península, actualmente quedan operativos en esa ruta los tres más modernos.

Las comunicaciones Península-Canarias (Pencan) discurren actualmente por cables submarinos de alta capacidad. Los sistemas Pencan 6 (1999) y Pencan 7 (2001) -con mutua restauración- disponen de una capacidad instalada de 160 Gb/s cada uno, ampliable hasta más de 1 Tb/s (1.000 Gb/s) entre los dos. Utilizan transmisión y amplificación óptica submarina y tecnología DWDM, lo que posibilita que todavía puedan seguir ampliando su capacidad para acomodar la demanda que la sociedad canaria hace de los actuales servicios de Banda Ancha.
El cable submarino Pencan 8 entró en servicio el 1 de marzo, con cuatro pares de fibra y una capacidad de diseño superior a los 4 Tb/s (4.000 Gb/s). Se espera que contribuya a aumentar la fiabilidad y capacidad de la red Pencan de Telefónica.

Al igual que los cables Pencan 6 y 7, utiliza transmisión y amplificación óptica con tecnología DWDM. Además, incorpora los últimos avances de la industria de cables submarinos, que permitirán a los habitantes de Canarias disfrutar de los nuevos servicios del futuro. El cable no mide más de 4 centímetros de ancho y costó 70 millones de euros.

La estratégica posición geográfica de las islas Canarias propicia que, aparte de con la Península, tenga conexiones directas con otras partes del mundo gracias a los cables submarinos internacionales que amarran en el Archipiélago y en los que participa Telefónica.

Se trata, en definitiva, de una red internacional que garantiza el acceso de Canarias al mundo y del resto del mundo a estas Islas.

[apunte]

Alta tecnología

Se denomina cable submarino al constituido por conductores de cobre o fibras ópticas, instalado sobre el lecho marino y destinado fundamentalmente a servicios de telecomunicación. También hay cables submarinos dedicados al transporte de energía eléctrica, aunque las distancias cubiertas suelen ser relativamente pequeñas.

Sebastián Olivé -Historias de telégrafos- cuenta que, en los primeros tiempos del telégrafo, las instalaciones telegráficas que tuvieron más impacto en la opinión pública mundial fueron los cables submarinos, especialmente los trasatlánticos. “Ya en los primeros ensayos de la telegrafía eléctrica se intuyó la posibilidad de atravesar los mares con cables aislados eléctricamente y poder enviar mensajes a través de ellos a otros continentes”, escribe Olivé.

El español Francisco Salvá y Campillo intuyó en 1800 lo que serían esos cables submarinos, cincuenta años antes de que se instalara el primero de ellos.

“Cuando, hacia 1840, se consolidan las primeras líneas terrestres de hilos telegráficos, se encontraron con la dificultad de tener que atravesar ríos o brazos de mar y varios constructores intentaron sumergir los conductores embreándolos previamente, envolviéndolos en caucho o ensayando procedimientos similares, aunque sin resultados positivos”.

El creciente uso de Internet ha llevado aparejado el aumento exponencial en la instalación de sistemas de telecomunicaciones. No solo a través de instalaciones terrestres.

Los sistemas de comunicación por cable submarino son la estructura básica de transporte de comunicaciones entre continentes. Existen varias tecnologías (cable coaxial o fibra óptica, aunque últimamente se está optado por la segunda). A todos ellos se les supone una gran resistencia para soportar las altas presiones.

[/apunte]