educación >

Canarias ofertará oposiciones pese a que la mayoría de las comunidades las aplazan

FRAN DOMÍNGUEZ / AGENCIAS | Santa Cruz de Tenerife / Madrid

El vicepresidente del Gobierno canario y consejero regional de Educación, José Miguel Pérez, reiteró este jueves que mantiene su intención de ofertar empleo público docente y que seguirá buscando las vías legales necesarias para que el cupo de plazas sea el más amplio posible, según remarcaron a este periódico fuentes de ese departamento autonómico. En este sentido, la idea es la de continuar “explorando” todas las interpretaciones que encajen dentro de lo fijado por el Gobierno de Rajoy: una tasa de reposición del 10%. Así, teniendo en cuenta que si ésta se aplica de manera tajante, el número de plazas que se convocarían serían exiguas. Por eso, desde la Consejería canaria se coteja la posibilidad de unificar la tasa de reposición de diferentes sectores de la administración pública que sean servicios esenciales, con lo cual habría más margen de plazas.

Pérez participó en Madrid en la primera Conferencia Sectorial de Educación del nuevo Ejecutivo central, presidida por el ministro José Ignacio Wert. En esta reunión, la mayoría de comunidades autónomas señalaron que prefieren no sacar plazas docentes públicas este año y acumularlas a las que pudieran ofertarse en 2013, debido a la cantidad reducida de vacantes que imponen las restricciones legales de control del déficit público y para evitar “efecto de llamada” entre regiones.

Andalucía y País Vasco, que ya las han convocado; y Madrid y Canarias, que tienen intención de hacerlo, son las únicas que se han manifestado contrarias al sentir general. Pérez considera que se trataría de un “error” el no ofertar empleo público. “El aplazamiento no tiene sentido desde el punto de vista económico, porque no se ahorra un duro por no estabilizar la plantilla, incluso al contrario”, comentó, para señalar que como efectos adversos “se incrementaría la tasa de interinidad”.

Las fuentes consultadas por DIARIO DE AVISOS evidenciaron la “preocupación” de Pérez por la “posible desaparición de los planes de cooperación territorial”, algo “fundamental para Canarias”. Sobre dicho aspecto, el ministro de Educación expresó la necesidad de “rediseñar” este tipo de iniciativas.

En el caso de la reforma planteada por el Gobierno del PP para que el último curso (cuarto) de la ESO se convierta en el primero de un Bachillerato de tres años, con la idea de mantener la obligatoriedad hasta los 16 años, el consejero remarcó que esto va a suponer un “coste elevado”, que tendrá “repercusiones en la equidad y en la eficiencia del sistema”.