economía >

De Guindos dice que el objetivo de déficit de España para 2012 sigue siendo “de momento” el 4,4 % del PIB

EFE | Madrid

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, afirmó este martes que el objetivo de déficit de España para este año sigue siendo “de momento” el 4,4 % del PIB y que un cambio en el mismo no está en la agenda.

“El objetivo de déficit del Gobierno en estos momentos es el 4,4 % del PIB y no hay ninguna modificación al respecto”, afirmó el ministro al término del Ecofin de hoy en Bruselas.

El retraso o modificación de este objetivo “no está en la agenda en absoluto”, insistió, después de que el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, volviese a sugerir recientemente que España podría no cumplir esa meta y que convendría renegociar ese techo con Bruselas.

El ministro recordó que ha habido una desviación presupuestaria de dos puntos (el déficit está en el 8 %) y que el Gobierno de Mariano Rajoy tomó un paquete de medidas “prácticamente una semana después” de conocer la noticia, lo que ha dejado “bastante impresionados” a los socios europeos por la rapidez de la reacción.

“Evidentemente seguimos con el compromiso de consolidación fiscal”, sostuvo y aseguró que “es una prioridad del Gobierno español y de la Unión”.

“Es la principal contribución que puede hacer España desde el punto de vista de la estabilidad y la generación de confianza en el ámbito europeo”, agregó.

Preguntado acerca de las previsiones económicas que publicará hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que podrían revelar un déficit superior a lo esperado y confirmar la entrada en recesión para 2012 y 2013, el ministro advirtió de que el organismo “hace una proyección de crecimiento sin tener en cuenta las medidas tomadas”.

Según el ministro, el FMI “no está teniendo en consideración la voluntad y el esfuerzo fiscal que va a llevar a cabo el Gobierno español”.

El ministro insistió en que los socios europeos “valoran” el esfuerzo de consolidación presupuestaria que está haciendo España y aclaró que las peticiones de Bruselas se dirigen sobre todo al mercado laboral debido a la elevada tasa de desempleo.