Puerto de la Cruz >

El ‘sin techo’ de la estación, con posibilidad de trabajo y casa

LUIS F. FEBLES | Puerto de la Cruz

El mejor regalo de Reyes: un trabajo. El morador de la estación de guaguas de Puerto de la Cruz, Javier del Rosario, está de enhorabuena. Tras ser desahuciado en la mañana de ayer, la suerte que últimamente le había dado la espalda, se tornó en buenas noticias al recibir la propuesta de un posible puesto de trabajo y vivienda en un refugio de animales fuera de Puerto de la Cruz.

Aunque se trata de una posibilidad, voluntarios del centro de acogida de animales, que hasta el momento no han dicho de que refugio se trata hasta que no se confirme la contratación, se han puesto en contacto con Del Rosario para establecer una primera entrevista de trabajo. “Estoy muy contento por la posibilidad que me brinda el refugio de animales;aunque no hay nada concretado, espero volver a tener una vida digna y poder ayudar a los animales, una de mis pasiones”. Además, Del Rosario se mostraba profundamente agradecido a DIARIO DE AVISOS por dar luz a su historia y contribuir a la búsqueda de un empleo digno.

Limpieza

En la mañana de ayer, además de proceder a su expulsión de la parada de guaguas, un equipo de operarios de limpieza del Ayuntamiento de Puerto de la Cruz procedió a limpiar y retirar la basura que permanecía en el interior del recinto.

Además, se tapió las ventanas por las que accedían algunos sin techo a la estación. Responsables de Servicios Sociales, agentes de la Policía y el alcalde de Puerto de la Cruz, Marcos Brito (CC), se personaron en la parada de guaguas para conocer de primera mano la problemática del inmueble. Del Rosario agradeció el trato de las trabajadores sociales que se preocuparon en todo momento por el estado de los individuos que pernoctaban en el recinto. “Quiero agradecer las palabras del alcalde y de las trabajadoras sociales que me ofrecieron la posibilidad de acudir a Cáritas y Santa Rita, pero les dije que no porque no puedo dejar a mis animales solos”, indicó del Rosario. Por el momento, y aunque el Ayuntamiento le haya ofrecido la posibilidad de ir a Cáritas, del Rosario pernoctará en los alrededores de la estación con sus perros, hasta que pueda irse al refugio de animales u otro lugar donde residir.