'INFORME SOBRE LA REALIDAD EDUCATIVA DE CANARIAS' >

El Consejo Escolar de Canarias insta a “invertir más” en educación

La presidenta del Consejo Escolar de Canarias (CEC), María Dolores Berriel, durante la rueda de prensa. | FRAN PALLERO

FRAN DOMÍNGUEZ | Santa Cruz de Tenerife

El Consejo Escolar de Canarias (CEC) considera que la inversión es fundamental para que el sistema educativo del Archipiélago mejore sus resultados. La presidenta del CEC, María Dolores Berriel, puso de relieve ayer, en la presentación del Informe sobre la Realidad Educativa de Canarias con datos correspondiente a los últimos 10 años (desde Infantil a Secundaria), que se debe hablar en la enseñanza en términos de “inversión” y no de “gasto”, por lo que se tienen que implementar mayores recursos económicos, “para así completar la labor que han venido realizando alumnos, padres y profesores”.

“Se han hecho avances, pero únicamente con voluntarismo no se puede seguir avanzando. Todo ello debe ir acompañado de financiación”, precisó Berriel, quien señaló, en referencia a los presupuestos educativos de este año, que entiende el contexto de crisis y el esfuerzo que se ha llevado a cabo por parte del Gobierno, pero las cuentas no se ajustan a las “necesidades actuales”. La máxima responsable del CEC incidió en que la educación es “rentable”, y aunque si bien ésta no se traduce de manera “inmediata”, sí deviene en “beneficios económicos y sociales”. “Los beneficios de la educación triplican el valor de los costes”, añadió.

Berriel resaltó que la crisis económica ha posibilitado un retorno al sistema educativo de personas que lo habían abandonado por la coyuntura económica favorable que se vivió escaso tiempo atrás, especialmente en el periodo 2004-2005, en el que coincide la más baja escolaridad de la pasada década y los peores resultados académicos obtenidos en Canarias con el máximo nivel de empleo alcanzado en la región. “La crisis ha posibilitado ahora una mayor escolarización, pero ésta tiene que ser consistente y no responder a cuestiones estructurales”.

El informe del CEC también enfatiza la relación del nivel formativo con el empleo. Con datos de 2010, apunta a que más de 240.000 desempleados sólo cuentan con formación obligatoria o inferior (es decir, personas sin estudios, con estudios primarios completos y sin completar, y con educación secundaria), lo que representa al 90% de los parados.

Si se ahonda un poco más en estos datos, “casi el 50% de los desempleados del Archipiélago no ha completado la enseñanza primaria, cifra que se supera en islas como Fuerteventura y Lanzarote”, según matizó Berriel. En su análisis de la realidad educativa, puntualizó que la isla “tiene que ser el referente organizativo” de la oferta educativa y de los planes de desarrollo a tenor de las diferencias de cada una de ellas en población, recursos, paro y nivel formativo de sus habitantes, y que debe haber “una adecuada colaboración entre los diferentes niveles de la administración pública”. También abogó por el aumento de las plazas públicas de 0 a 3 años y un plan de atención temprana para Infantil y Primaria.

Indicadores

Berriel destacó que en los últimos 10 años se han mejorado en líneas generales los indicadores educativos, como el de abandono escolar temprano, que ha pasado del 36,9 al 30,4%, por encima aún de la media nacional (28,4%), y la tasa de graduación, que en la ESO, por ejemplo, se sitúa en el 73,7%, casi equiparada con la media del Estado (74%). Aunque también hay que solucionar cuestiones como la tasa de idoneidad (sólo el 53% de los alumnos de 15 años está en el curso que le corresponde), y la ratio de alumnos por profesor, que asciende a 12,2.

Cuestionada por los malos resultados del informe PISA (comprensión lectora y competencia matemática), Berriel comentó que éstos tienen la influencia de parámetros como el nivel socioeconómico y cultural de las familias y la inversión en educación. “No es culpa ni de alumnos ni de profesores, como se aludió en su momento”, apuntó la presidenta del CEC.

[apunte]

Recomendaciones

Infantil y Primaria. El CEC recomienda medidas como la asistencia temprana psicopedagógica, los planes de atención a la diversidad y la disminución de la ratio de alumnos por clase. El Consejo Escolar considera clave estos ciclos para el aprendizaje de los niños, por lo que aconseja un adecuado perfil profesional para los docentes, en especial en lectoescritura, matemáticas y técnicas de estudios.

Secundaria. El Consejo Escolar pide para este nivel un plan de atención a la diversidad y planes de coordinación entre Primaria y Secundaria, además de impulsar la formación psicodidáctica del profesorado.

Bachillerato. El CEC reclama la revisión de los currículos en esta etapa y el incremento de la oferta del Bachillerato nocturno, semipresencial y a distancia, entre otras cuestiones. Berriel opina que ahora que se está hablando de su ampliación a tres años, sería un buen momento para estabilizar un nivel que siempre ha estado vinculados a los vaivenes coyunturales.

Formación Profesional. El Consejo considera a la Formación Profesional (FP) un “área fundamental”, de primer orden, en el periodo actual. Ve “insuficientes” los esfuerzos por “unir formación y empleo”, y aboga por reorientar las disciplinas y familias profesionales y hacerlas más prácticas. Así, pone como ejemplo que existen áreas como turismo o informática, con índices de escolarización no muy altos pese a la demanda existente.

[/apunte]