El valor de la formación > Aurelio Abreu Expósito

Sean cuales sean las perspectivas económicas, invertir en formación siempre es oportuno y necesario. Cuando son buenas, debe aprovecharse la inercia para ampliar y diversificar la oferta formativa a disposición de los ciudadanos, y cuando son malas, es aún más perentorio e imprescindible implementar cuantos recursos se pueda para potenciar el talento, cualificar a los trabajadores y estimular la emprendeduría.

Convencidos de esta idea, para el grupo de gobierno del Cabildo Insular de Tenerife, y especialmente para el Grupo Socialista, es un orgullo anunciar que el presupuesto para becas se incrementará en un 5% en el presente ejercicio, hasta alcanzar los 1’8 millones de euros. Hay que destacar el esfuerzo que realiza el área de Educación, Juventud e Igualdad, al frente de la cual está mi compañero Miguel Ángel Pérez, por aumentar la partida para becar a nuestros estudiantes, cuando el marco del presupuesto es claramente regresivo. Alegra pensar que se trata de un esfuerzo guiado por la convicción de que todo el dinero que se invierte en formación y educación desde las Administraciones, es un dinero que revierte en la sociedad y nos hace mejores y más competitivos.

De igual forma, conviene remarcar que este esfuerzo enfocado a poner más becas al alcance de los tinerfeños nos diferencia claramente a los socialistas, sobre todo si se contrastan con los brutales recortes que en ciencia e investigación ya está llevando a cabo el PP desde el Gobierno de España. Donde el PSOE cree que hay que hacer el esfuerzo en incentivar la formación de los ciudadanos, el PP mete sin escrúpulo la tijera en las áreas donde tenemos la mejor oportunidad para remontar esta crisis y salir fortalecidos de ella.

Los tinerfeños podrán solicitar al Cabildo Insular ayudas para cursar estudios universitarios de grado o postgrado en universidades presenciales que no puedan realizarse en la Isla, o bien postgrado, especialización o investigación en Tenerife, becas para formación profesional, para formación artística y para ayudas al transporte.

Entre las becas que oferta el Cabildo, es de destacar el aumento de las que están destinadas a educación especial, porque sirven de apoyo y refuerzo a las necesidades educativas de niños con algún grado de discapacidad u otro tipo de problemática, buscando siempre garantizar su integración en el aula y, en consecuencia, en la sociedad.

A todos esos ciudadanos que han optado por el esfuerzo de ampliar, consolidar o mejorar su formación, el Cabildo les apoya en sus estudios, desarrollando un importante empeño para que la crisis no sea una excusa. Hubiera sido fácil recortar las becas, pero desde luego no habría sido lo más inteligente, ni habría respondido a los principios con los que el PSOE se integró en el Gobierno insular.

En estos complicados tiempos que vivimos, y que nos acechan, la Administración no puede dar la espalda a quienes demandan ayuda para sus estudios, y el Cabildo Insular de Tenerife, desde luego, no va a hacerlo, y por eso ha reservado más dinero para las becas. Porque es lo que toca hacer en este momento, y lo que ha tocado hacer siempre.

*Vicepresidente segundo y consejero de Bienestar, Sanidad y Dependencia del Cabildo Insular de Tenerife. Senador por la Isla.