política >

Hernández Bento asegura que no se perderá ni un minuto en entrar en “debates baldíos”

EFE | Santa Cruz de Tenerife

La delegada del Gobierno de España en Canarias, María del Carmen Hernández Bento, ha dicho hoy que la situación económica es más complicada de los esperado, y ha añadido que no se perderá ni un minuto en entrar en “debates baldíos”, pues lo que hay que hacer es actuar con diligencia.

De este modo se expresó Hernández Bento al término del acto en el que Guillermo Díaz Guerra tomó posesión del cargo de subdelegado en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, y añadió que se tomarán las medidas que sean absolutamente necesarias porque la prioridad debe ser la recuperación económica.

Guillermo Díaz Guerra, por su parte, dijo durante su discurso que ha llegado el momento de la acción y de la toma de decisiones, y agregó que el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha trazado las líneas de la nueva senda y el Ejecutivo central hará lo que tenga que hacer en cada momento para llegar al destino.

El delegado del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife indicó que se sabía que habría que tomar decisiones difíciles y que muchos de los ajustes serían duros, por lo que consideró que ahora no puede haber sorpresas ni especulaciones, sino que lo que hay que hacer es asumir con decisión la herencia recibida y administrarla de forma correcta.

Guillermo Díaz Guerra señaló que las medidas que adopta el Gobierno de España son directamente proporcionales a la situación con la que se ha encontrado y reconoció que todo indica que este año será más duro que el anterior, pero es no implica que sea peor, matizó.

Espera que en el futuro se pueda mirar hacia el principio de la actual década y definirla como la segunda transición, ya que Guillermo Díaz Guerra quiere mirar en los ideales comunes de quienes a finales de los años 70 del pasado siglo supieron tomar las medidas para que España se convirtiera en el gran país que llegó a ser.

Reconoció que son épocas distintas pero insistió en que las medidas que adopte el Gobierno español necesitan del mismo consenso y apoyo que se produjo en los años 70.