opinión > José Carlos Francisco

La hostelería y el empleo > José Carlos Francisco

Ya sabemos, no hace falta explicarlo, que el sector turístico es el más dinámico e importante de la economía de las Islas. Realmente sí que hace falta explicarlo, porque sigue habiendo mucha gente que cree que no es así. Esa explicación ya la he dado incluso por escrito (véase al efecto mi libro: La reforma necesaria-Canarias ante la crisis de nuestras vidas), y su desarrollo lo dejo para otra ocasión. Hoy quiero centrarme en una polémica que ha ocupado a los medios de comunicación en relación con una afirmación que con matices viene a decir que “en 2011 el turismo ha ido muy bien, pero los empresarios del sector no crean empleo”.

Como siempre en estos casos, lo mejor es ver los datos y sacar conclusiones. De los datos se deduce, sin que sirva de precedente, que la realidad se ha ajustado a lo que dice la teoría económica convencional. Cuando la economía se deprime, el empleo también cae, pero menos. Cuando la economía está exuberante, el empleo crece, pero menos. Esto justamente es lo que ha ocurrido en nuestro sector turístico.

Cuando los turistas decrecieron, y mucho, en el año 2009 (-13,4%), el empleo del sector disminuyó, aunque en una proporción menor (-6,7%), y cuando los turistas aumentaron en 2010 (3,2%) y especialmente en 2011 (12,9%), los empresarios contrataron más personal, aunque no en la misma proporción (1,8% y 6,3%, respectivamente). Lo curioso es que en los cuatro años de crisis mencionados el saldo neto es que tenemos prácticamente los mismos visitantes que en 2007 y los mismos empleados ahora que entonces. Así en el 2007 los turistas recibidos (entre nacionales y extranjeros) ascendieron a 12,1 millones y los ocupados en la hostelería eran 110.000 personas; mientras que en el 2011 los visitantes ascenderán a unos 11,9 millones de personas y el empleo registrado en la hostelería en el mes de septiembre (último mes del que se disponen estadísticas) ascendía a algo más de 108.000 personas. Es decir, la actividad global no ha crecido y los trabajadores tampoco.

Dicho de otro modo, estamos en presencia del único sector que después de cuatro años de una crisis terrible mantiene la actividad y el número de empleos. Quizás algunos de los que han arremetido contra los empresarios del sector por cicateros en la creación de empleo son los mismos que desdeñaban el sector, por voluble e inestable, y hacían ímprobos esfuerzos por limitar su crecimiento, demonizar su impacto ambiental y desdeñar su capacidad competitiva.

En definitiva, necesitamos más de todo. Más turismo y llegarán más empleos, más energías renovables, más logística, más rehabilitación, más infraestructuras, etc., y llegarán los empleos que necesitamos. Desgraciadamente en materia de empleo, menos no es más. Hasta la próxima.