televisión >

La Iglesia suspende ‘a divinis’ al cura motero de ‘Gran Hermano’ si persiste en concursar

al padre Juan Antonio Molina Sanz que ha quedado suspendido "a divinis" si persiste en su intención de concursar en el programa 'Gran Hermano'. | DA

EFE | Barcelona

El arzobispado de Barcelona ha comunicado al padre Juan Antonio Molina Sanz que ha quedado suspendido “a divinis” si persiste en su intención de concursar en el programa de Telecinco “Gran Hermano”, lo que le imposibilitaría realizar trabajo pastoral, celebrar misa ni confesar a los fieles.

Esta decisión ha sido tomada en Roma por la orden de los Misioneros del Sagrado Corazón y le ha sido comunicado al padre Molina por el arzobispado barcelonés y, asimismo, directamente por correo electrónico, según explica el decreto de suspensión al que ha tenido acceso Efe.

Este decreto de suspensión recuerda que es una orden temporal y que entrará en vigor “desde el momento en el que el padre Juan Molina desobedezca la orden provincial y participe en el programa televisivo”.

“Es una sanción temporal que tiene como finalidad suscitar en el padre Molina un deseo sincero de cambio y de conversión”, ha señalado el decreto firmado por el superior general de los Misioneros del Sagrado Corazón, Mark MacDonald, y el secretario general de la orden, Luis Carlos Araujo.

Asimismo, en el decreto de la orden, avanzado por El Mundo, suplica “a las autoridades eclesiásticas y sobre todo a los obispos más implicados que vigilen para que el padre Molina respete este decreto en el espíritu en que fue dado, es decir, para la protección de los fieles y en vista de su propia conversión”.

El castigo prohíbe al sacerdote “todo trabajo pastoral por los fieles”, “la celebración pública de la Eucaristía y la predicación a los fieles”, así como “confesar a los fieles”.

No obstante, el decreto de “suspensión a divinis” informa también al padre Molina de que los efectos de esta decisión quedan “suspendidos” cada vez que sea necesario atender a los fieles en peligro de muerte.