FAUNA URBANA > Luis Alemany

La rueda fue antes que pi > Luis Alemany

Tengo un amigo que hizo el doctorado en Física en la Universidad de Oxford, y me contó que el director de su tesis le explicaba que la Física Teórica (el territorio científico que ambos transitaban) no era otra cosa que Literatura, algo que uno había sospechado siempre; porque hay que conocer que casi todos los grandes físicos teóricos del siglo pasado se equivocaron rotundamente: Einstein, Openheimer, Hawking…; pese a lo cual -o precisamente por ello- sus especulaciones imaginarias terminaron por convertirse en realidades (distintas de las soñadas en un primer momento) a través de otras manos científicas más empíricas, aunque tal vez el que cayera en peores manos fuera Openheimer: en última instancia, no puede uno por menos de pensar que esta declaración de principios de aquel catedrático británico pudiera relacionarse con la convicción de Jorge-Luis Borges de que la Teología es una rama de la Literatura Fantástica.

Posiblemente ese perenne desequilibrio científico entre la libre imaginación originaria y la posterior traslación empírica a la materialidad, constituya el más profundo meollo de la tan compleja problemática que parece suscitar la llamada partícula de Higgs, que -al parecer- pretende explicar la relación entre las masas de las diversas partículas; por más que uno ignore lo que son ni una partícula (se supone que una parte pequeña) ni una masa, cuya única referencia -en el recuerdo- la constituye una bestia verde que aparecía en televisión: en cualquiera de los casos, no puede por menos de remitirse uno a Ortega y Gasset que (desde su radical reaccionarismo) planteó la rebelión de las masas, ignorando -al hacerlo- que las masas nunca se han rebelado corporativamente, sino que obedecen -con sumisión borreguil- los dictámenes criminales de cuantos dictadores los manipulan, y que en aquella época se llamaban -entre otros – Stalin y Hitler.

Tanto la Física como la Teología son consecuencias de una teratura de ficción, a cuyo través pudiéramos contemplar a Higgs, a sus masas y a sus partículas; de tal manera que así pudiera conciliarse la dicotomía en la que se encuentra sumido actualmente Coalición Canaria, entre la amenaza de su desaparición -que hacen los detractores de esta organización política- y la solicitud de “savia nueva” -que hace Ani Oramas-; de tal manera que una de esas dos propuestas sería la masa, y la otra las partículas, porque siempre van juntas.