esprint >

Leo, Iván, Jou y Manel > Norberto Chijeb

Leo Santiesteban, que hizo sus pinitos periodísticos en este diario, es uno de los candidatos -me aseguran que el más firme- a dirigir la Dirección General de Deportes del Gobierno de Canarias, esa DGD que quedó huérfana en octubre cuando Milagros Luis Brito dimitió para dar el salto a la política nacional que no alcanzó, porque así lo quisieron los votantes.

Leo está tan sorprendido de que se baraje su nombre como casi toda la profesión, pero les puedo asegurar que su nombre está sobre la mesa y que este jueves puede ser oficial el nombramiento, aunque Santiesteban, siempre cauto y sereno, como es él, solo pudo decir ayer que “si cuentan conmigo espero que me llamen antes”, utilizando expresiones más cercanas a los políticos que a nosotros los plumillas.

No dudamos de la capacidad de nuestro amigo y colega, pero habría que saber qué perfil es que que realmente quiere Paulino Rivero o Inés Rojas para un departamento seriamente castigado por la crisis y una DGD en donde por no haber tampoco hay ahora mismo jefe de Servicios, tras la baja de Antonio Aguiar. Quien asuma el cargo, sea Santiesteban, Santaella o Acosta, los tres nombres que me han soplado, tendrá que lidiar sin capote.

Dejamos atrás un fin de semana muy duro para algunos amigos. Iván Déniz, que sigue haciendo las Ámericas, cayó en cuartos de final de la liga mexicana con los Soles, a quien en dos temporadas atrás llevó hasta la gran final. Ahora ya piensa en continuar su periplo americano, en Venezuela.

Pero mucho peor fue para su amigo y casi compadre, Jou Costa, a quien le ‘cortaron la cabeza’ en el Tenerife Baloncesto este domingo, tras la dura derrota del sábado ante el Oviedo, la sexta consecutiva de un equipo que no sabemos muy bien qué pinta en la LEB Plata, cuando por el tratado de convergencia y por coherencia deportiva su sitio era la EBA. Pero hablar de coherencia en el baloncesto tinerfeño es mucho hablar.

Pero solo son males deportivos y por tanto pasajeros, nada que ver con la lucha contra el peor enemigo del hombre, el cáncer, ese a quien ahora tiene que derrotar Manel Comas, el Sheriff que no se dejará abatir.