discapacitados >

Los discapacitados son los primeros en sufrir la crisis y los últimos beneficiados en la bonanza

Paulino Rivero recibió a los responsables del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad. EFE

EFE | Santa Cruz

El presidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), Luis Cayo Pérez Bueno, denunció este lunes que este colectivo es el primero en sufrir los retrocesos de la crisis económica, mientras que en épocas de bonanza es el último en beneficiarse de la expansión.

Luis Cayo Pérez Bueno, acompañado de una delegación de Cermi y de Cermi Canarias, se entrevistó hoy con el presidente del Gobierno autonómico, Paulino Rivero, a quien pidió que reactive la agenda política y legislativa de la discapacidad en las islas y promueva iniciativas para mejorar los derechos y la protección social de las personas con discapacidad.

Cermi, que tiene quince años de antigüedad y reúne a 7.000 asociaciones y entidades relacionadas con todo tipo de discapacidad, es “la expresión de la sociedad civil organizada” en torno a este asunto y pretende influir para que se mejoren las leyes, los presupuestos y el marco de protección y de derechos para las personas con discapacidad y sus familias.

En España, según expuso Luis Cayo Pérez Bueno tras la reunión con Paulino Rivero, casi un 10 por ciento de la población, alrededor de diez millones de personas, tienen una situación de discapacidad, ya sea física o mental, personas que en general no cuentan con los mismos estándares de inclusión y de acceso a derechos que las personas sin discapacidad.

La crisis tiene sus víctimas en los grupos más vulnerables

“Hemos constatado que la situación de crisis devastadora tiene sus víctimas en los grupos más vulnerables, entre ellos las personas con discapacidad”, explicó Pérez Bueno.

Así, pese a que este grupo social llega más tarde y con menos intensidad a la riqueza en épocas de expansión, cuando se producen retrocesos es el primero en recibir las consecuencias de la crisis.

“Hay estructuras de bienestar que creíamos consolidadas y que no tenían vuelta atrás que se están poniendo en cuestión por falta de financiación, por retrasos en los pagos y por dificultades de mantenimiento del servicio”, dijo el presidente de Cermi.

Todo esto constituye “una dificultad añadida” al problema general de exclusión que ya padecían las personas con discapacidad, y eso “nos preocupa muy intensamente en toda España”, agregó.

Por eso la Cermi planteó a Paulino Rivero la necesidad de preservar las conquistas sociales logradas en los últimos años y evitar cualquier tentación de recorte de derechos, prestaciones y servicios dirigidos a personas con discapacidad y sus familias en las islas.

La Cermi quiere que Canarias renueve su legislación sobre accesibilidad universal y que apruebe una normativa sobre infracciones y sanciones para castigar las vulneraciones de derechos.