SUCESOS >

Los voladores causaron conatos en toda la Isla tanto el día 24 como el 31


T. F.
| Santa Cruz de Tenerife

“Hubo conatos prácticamente por toda la Isla, tanto en Noche Buena como en Noche Vieja”. La denuncia es clara por parte del suboficial del Consorcio Insular de Bomberos, Carlos Rodríguez, que reconoce que ambas noches y sus correspondientes madrugadas supusieron, un año más, dos de las de mayor trabajo para este cuerpo de emergencias.

Y todo por el uso imprudente o malicioso de la pirotecnia, un problema que sigue sin ser resuelto definitivamente y que estuvo a punto de causar una desgracia en la TF-5 (la popular autopista del Norte) a la altura de La Laguna, además de varios conatos en la ladera de Los Campitos, entre otros puntos de la capital.

A este respecto, Rodríguez detalla que “uno de los principales problemas es que en muchas ocasiones el que lo lanza no controla en qué dirección va y, al igual que esta vez pasó con el coche de la autopista, otras veces se han incendiado viviendas”.

Uno de los remedios pasa, según este profesional, por una labor de concienciación a la ciudadanía. “Si bien parece que se controla mucho más la venta a menores de edad, que está totalmente prohibida, hay que fomentar el uso responsable de estos productos, que a la vista está que son muy peligrosos. Hay que tener muy claro cómo y dónde se utilizan para acabar con esa utilización indiscriminada que se sigue produciendo”.

En cuanto a si los profesionales tienen la percepción de que en la actualidad este tipo de productos pirotécnicos son más potentes que antaño, el suboficial Rodríguez asiente: “Desde hace unos años hemos detectado artefactos con una potencia tremenda que requieren de una manipulación muy cuidosa. Francamente, son un riesgo enorme que a más de uno le ha costado caro por los accidentes al estallarles en las manos o cerca de ellos”.