cd tenerife >

Míster excusas > Gustavo Ramos (zonablanquiazul.com)

Que Antonio Calderón es alguien que transmite menos que una planta de plástico es algo que quedó claro desde el primer día, el entrenador no tiene don de gentes, qué le vamos a hacer. Pero si hay algo que ha quedado demostrado con el paso de las jornadas es que nuestro entrenador es un cobarde que contagia de esa cobardía al plantel y que, para más inri, carece totalmente de autocrítica. Una capacidad indispensable para cambiar el rumbo de un equipo que, jornada tras jornada, demuestra que navega a la deriva en el tempestuoso mar que es la Segunda B.

En cada rueda de prensa, nuestro “entrenador” (entrecomillo porque cambiar un 9 por otro lo hacía yo en la Gameboy) se defiende usando las mismas excusas: haremos bueno el punto fuera ganando en casa, fuimos mejores que el rival, el árbitro nos perjudicó…, pero, comenzando la segunda vuelta del campeonato, lo más cercano que he escuchado a una crítica al juego del equipo ha sido el manido tema de: somos un equipo en construcción. Sí Calderón, sí, eso me valía en Septiembre, tras medio año, ya no.

El equipo va actualmente cuarto y, al menor descuido, nos veremos fuera de play-offs. Por el bien del equipo espero que el “Presidente” (entrecomillo porque el que salió hablando ayer en TVAC creo que era Concepción, hacía tanto que no daba la cara que no estoy seguro) cumpla con su palabra y no acepte que el equipo se encuentre actualmente a ¡¡ocho puntos!! del liderato, rescinda el contrato a Míster Excusas, y contrate a alguien que, como mínimo, sepa reconocer los errores y trabaje para enmendarlos.