opinión > Fernando Clavijo Batlle

Pongamos que hablo de La Laguna > Fernando Clavijo Batlle

Quiero anunciar hoy que, para eliminar barreras burocráticas a la iniciativa empresarial, vamos a poner en marcha una reforma urgente por la que los particulares podrán abrir actividades generadoras de empleo sin más intervención administrativa que su mera comunicación. Con este nuevo sistema, nos situaremos a la cabeza de la eliminación efectiva de trabas burocráticas para la apertura de nuevos proyectos empresariales”. No, no se crean, queridos amigos, que aludo con esta cita textual a una intervención mía pronunciada hace más de un año. Lo que quiero decirles es que he leído con atención el recientísimo (fue el pasado día 27) discurso de investidura de la nueva y flamante alcaldesa de Madrid, doña Ana Botella, al que corresponden las palabras citadas al principio. Y al hilo de tales palabras he podido comprobar con satisfacción que nuestro municipio de La Laguna se ha convertido en todo un referente a la hora de impulsar la agilidad administrativa como concepto integral, y ya veo que no solo en el ámbito autonómico, como ya sabíamos, sino también para todo el territorio del Estado. Pues bien, el hecho de que sean tantos los que hayan reparado en la conveniencia de emular nuestro modelo de gestión nos hace sentirnos orgullosos por el trabajo realizado pero, sobre todo, nos anima a la hora de mostrar la humildad y el sentido común necesarios para seguir trabajando sin descanso en esta misma línea que está dando buenos resultados, de manera que no nos estanquemos, sino que podamos continuar planteando nuevos retos e iniciativas. Y así va a ser.

Precisamente, en cita tan solemne como su investidura, la señora Botella mencionó las principales líneas estratégicas que el Partido Popular tiene previsto llevar a cabo en Madrid, así como, parece, en el resto del Estado, para paliar la grave crisis económica que hoy padece España. Y habló la alcaldesa de Madrid sobre la necesidad de crear un entorno favorable a la creación de puestos de trabajo, con herramientas como la referida, la concesión de licencias de actividad por el principio de comunicación previa o declaración responsable. Fíjense ustedes que ya desde agosto de 2010 aprobamos en La Laguna un nuevo Reglamento Regulador de Actividades que permite, entre otros muchos aspectos que promueven la eliminación de trabas burocráticas y la respuesta inmediata al ciudadano, que aquellos emprendedores que tengan una idea, un proyecto para abrir una nueva empresa, puedan hacerlo desde el mismo día de su presentación en la Gerencia de Urbanismo mediante una comunicación previa; eso sí, con los correspondientes controles posteriores para acomodar la agilidad administrativa y la necesaria seguridad jurídica. Es más, la simplificación de los trámites en nuestro municipio no se limita solamente a las actividades comerciales, sino también a la hora de obtener otro tipo de licencias como, por ejemplo, las de obras o primera ocupación.

Admito desconocer si los compañeros de partido de la señora Botella en La Laguna, liderados por el señor Pedro Suárez, habrán informado ya a la alcaldesa de Madrid de que sus novedosas recetas anticrisis forman parte desde hace tiempo del modelo de gestión lagunero y con muy buenos resultados. Igual necesitan algún tipo de asistencia para pasar del dicho al hecho, y desde este momento ofrezco la colaboración de La Laguna en todo aquello que puedan requerir, porque soy un convencido de la cooperación entre administraciones, con lealtad mutua y sin complejos. Pienso al respecto que es bueno abandonar posturas centralistas, como las que también inundaban el discurso inaugural de Ana Botella, y mirar un poco más allá, comprobar lo que se está haciendo en otros municipios españoles antes de anunciar como novedosas iniciativas que se están llevando a cabo desde hace algún tiempo. Sepan ustedes que en La Laguna llevamos ya más de un año aplicando esta filosofía, y los resultados están a la vista. Aunque, como es lógico, no somos ajenos a la crisis económica y financiera que azota todo el país, solo en este último año se han creado en el municipio cerca de 300 nuevas empresas, lo que ha supuesto también la creación de empleo y la dinamización de la ciudad como un motor económico y turístico. Así, el Ayuntamiento de La Laguna se ha convertido en agente facilitador para el emprendimiento, justo lo que merece una ciudad que ostenta con orgullo desde hace ya doce años la distinción de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Por eso nos ofrecemos a colaborar, porque, todo hay que admitirlo, también en La Laguna nos inspiramos en el ejemplo de Madrid para poner en marcha nuestra Noche en Blanco lagunera, aunque creo que en nuestro caso el alumno, quizá porque esta es una ciudad universitaria, ha superado de modo notorio al maestro. Hay otra seña de identidad de la gestión del Partido Popular en la capital del Estado, y es el déficit elevado, que en el caso de Madrid adquiere proporciones ciertamente escandalosas. Y ese ejemplo, dicho sea con el debido respeto, no lo pensamos seguir en La Laguna.

Siguiendo con el discurso de la nueva regidora municipal, compruebo que, según sus palabras, la presente va a ser la legislatura del Plan General, y añade que el mismo “debe ser un gran instrumento de participación y diálogo, de modernización y dinamismo”. Bueno, bueno, que se lo digan a los ciudadanos de La Laguna, que han participado de forma masiva en la confección de nuestro nuevo PGO, sometido durante los últimos años a tres consultas públicas fuera del proceso reglado, ya que hemos considerado fundamental que los ciudadanos conozcan y analicen cada detalle de este importante proyecto. Porque pretendemos que se convierta en el Plan General con mayor consenso de la historia de Canarias.

Se trata de construir, entre todos, la ciudad moderna y accesible que queremos, pero sin que pierda un ápice de su idiosincrasia. Imagino que la señora Botella se propone hacer lo mismo para Madrid, lo que supone asumir, y ya era hora en el caso de los dirigentes del Partido Popular, que la participación ciudadana es una herramienta esencial del buen gobierno moderno. El señor Pedro Suárez tiene en este asunto otra buena oportunidad para presentarse ante sus jefes de Madrid y hablar mucho y bien sobre la experiencia exitosa de La Laguna en la materia.

Desde aquí, no me queda más que ponerme a disposición de la señora Botella y su equipo, por si desean visitar nuestra ciudad de San Cristóbal de La Laguna y comprobar el resultado de nuestra tarea, de la tarea colectiva emprendida por todos los laguneros, pues cuando un modelo funciona lo importante es que de él pueda beneficiarse el mayor número posible de ciudadanos. De Madrid al cielo, dice el clásico castizo. Pero pongamos que hablo de La Laguna como ejemplo de las cosas bien hechas.

Fernando Clavijo Batlle es Alcalde de San Cristóbal de La Laguna