sucesos >

Recuperan la corona de la patrona de Segovia y la corona y la bola del mundo del niño

EFE | Segovia

El Cuerpo Nacional de Policía ha recuperado la corona de la Virgen de La Fuencisla, patrona de Segovia, y la corona y la bola del mundo del niño que porta la imagen en sus brazos, robadas del santuario el pasado viernes.

Según ha informado hoy la subdelegación del Gobierno, los efectos recuperados se encuentran en perfecto estado, aunque las investigaciones continúan abiertas, sin que se haya informado sobre la existencia de detenciones.

Fuentes de la investigación han dicho a Efe que las coronas han sido encontradas por perros de una unidad de guías caninos de la Policía, a los pies de tres árboles, cerca del edificio conocido como “Molino de los señores”, a unos trescientos metros del santuario, en la margen izquierda del río Eresma.

Inicialmente se baraja la posibilidad que, tras el robo, los ladrones enterraran los objetos religiosos junto a un colector, pero por el momento no se han dado más datos acerca los detalles de la investigación.

Los ladrones se llevaron la corona de la Virgen, de oro y piedras preciosas, de principios del siglo XVII, de valor artístico y sentimental para los devotos, así como la que porta el niño, a cuya escultura arrancaron una mano porque sujetaba una bola dorada.

La Policía Nacional han mantenido abiertas distintas hipótesis pero han venido barajando que en el robo hayan participado entre dos y tres personas, que aprovecharon para entrar en el santuario a las ocho menos cuarto de la mañana, cuando la puerta se abre automáticamente y se desconecta la alarma por control remoto.

Los ladrones tuvieron que trepar unos siete metros de altura de la reja del presbiterio y accedieron al retablo, por el que escalaron hasta alcanzar el camarín donde se encuentra la patrona de Segovia y arrancar la corona y la aureola de la talla, así como la del Niño.

Posteriormente, cerca de la entrada al templo, en la alameda en torno al santuario apareció la aureola, que fue abandonada por los ladrones.

Como medida de seguridad, la junta rectora del santuario ha decidido retrasar la apertura del templo a las nueve mañana.

La corona de la Virgen de La Fuencisla fue donada en 1603 por el gremio de médicos, boticarios, cirujanos y barberos de Segovia con motivo de la inauguración del santuario, que pagaron 8.000 reales de los de entonces.

La del Niño es una pieza de 1663 y fue donada por Antonio de Paradinas y Constanza de Navas, y la aureola o arco de rayos de plata se realizó en 1703 por el platero Pedro Anagón, realizada de los aprovechamientos de objetos inservibles y restos de oro y pedrería de colores.

Con motivo de su coronación canónica, a la patrona de Segovia le fue regalada otra corona en 1916, pero se encuentra depositada en una caja fuerte en una entidad bancaria, donde va a continuar, según los responsables del santuario.