mirándonos >

Reyes Magos sin tiempo > María Montero

Esta noche, cuando las estrellas rocíen la tierra con su esplendor y su mirada sobre nosotros, sobre todo, hemos de estar presentes y atentos hacia una estrella en particular, la estrella de oriente. Todas nuestras civilizaciones, han sido guiadas de alguna manera por estas misteriosas orbes lumínicas, aprendieron a leer en el mapa del cielo y sus rutas para navegar en este planeta. Las estrellas, así mismo, se han considerado mensajeras para los humanos a través de la mitología de sus dioses y portadoras de leyendas y profecías y textos sagrados. Tal como la estrella de oriente. Unos Reyes Magos la siguieron y llegaron hasta Belén .La cuna del cristianismo. La gruta de la Natividad de Belén fue excluida de la lista de lugares considerados como patrimonio de la humanidad por la Unesco por motivos políticos, aunque en este año 2012, es resuelto por la Unesco, si Belén finalmente es patrimonio humanístico. Durante el año 2002, la Basílica de la Natividad fue tomada por milicianos palestinos armados, tratando de esquivar al ejército israelí, aunque se liberó este espacio, lo cierto es que este sencillo y acogedor lugar, está enfermo de moho y humedad, sin embargo, la Gruta, con su estrella de 14 puntas en el suelo, tiene su corazoncito. Recuerdo el olor a lo intangible de esta estrella, su textura firme y serena, y una oleada de inspiración a paz en el cuerpo, cuando acerqué mi rostro a este sagrado emblema de la humanidad: el nacimiento y la vida. Caminé en la Nochebuena del 2002 por Belén, escoltada por el ejército, un toque de queda de 23 horas diarias, y sin embargo, la paz teñía el ambiente del silencio propio de cuando se está en presencia de algo más grande, inexplicable para la razón humana. Solo se puede sentir. Crucé el umbral de la basílica aún un tanto escéptica de mi misma, por la observación de cada detalle, pero cuando respiré aquella estrella, algo cambió en mí para siempre. La sensación más pacífica de toda mi vida, aún en plena intifada, hay cosas que siguen siendo reales y nuestras, la manera en que cada uno de nosotros se acerca a sí mismo en los lugares más conmovedores del mundo. En la Nochebuena de Belén se felicita a los niños que nacen en esas horas, es una tradición en el hospital de Nazaret. Aunque la reivindicación palestina y la oposición israelí por el territorio y otros muchos aspectos continúe adelante o no, Belén, tiene alma propia, y se mantiene observadora ante el futuro. Aprendí que los Reyes Magos no tienen tiempo ni edad, son igualmente intangibles, y depende de cada niño y niño adulto, como nos relacionemos con este evento. La sociedad puede o no cambiar la leyenda, incluso la historia, pero hay puertas que el universo abre y cierra, y estimo que eso nadie lo puede controlar. Podemos decirle a un niño que no existen los Reyes Magos, pero ¿cómo demostrarlo? Podemos decirle a un niño que existen los Reyes Magos y permitir que ejerzan su derecho a creer en lo que ellos quieran, y podemos decirle a nuestros hijos, que usen la imaginación para crear, pues tiene un valor inagotable .La física cuántica sostiene el principio de que el universo siempre responde a nuestras peticiones y preguntas. Si es así, ¿qué va a pedirle este año a los Reyes Magos?¿se lo van a conceder? Tiempo al tiempo. Iniciamos un año que promete intensidad, y cambios, y en materia de tiempo, pregúntese que va a hacer en ese tiempo con lo que pida, con lo que le concedan, y con lo que anhela y aún no tiene. Si los Reyes Magos pueden esta noche repartir todos los regalos es porque se trasladan sin tiempo, pero ¿cuánto tiempo postergamos agradecer todos los regalos de la vida?¿repartirán los Magos carbón a algún gobierno?, y su niño interior ¿qué espera recibir?