Rivero reconoce la “equivocación” de apoyar una financiación “injusta”

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, reconoció haberse “equivocado” al apoyar el sistema de financiación autonómica porque, tras dos años de vigencia, se ha demostrado que es “muy injusto” para las Islas. El jefe del Ejecutivo regional reiteró que defenderá ante el Gobierno central la obligatoriedad de “corregir” un modelo que produce un desequilibrio para Canarias de 600 millones de euros.

Paulino Rivero, según Acfi Press, afirmó ayer que, en 2009 fecha en la que se aprobó el sistema de financiación, “lo apoyamos pero nos hemos equivocado” porque se ha demostrado que es “muy injusto”.

El presidente insistió en la necesidad de “corregir” un modelo con el que todas las autonomías financian sus servicios esenciales, es decir, la sanidad, la educación y las políticas sociales.

Rivero declaró que el Ejecutivo central debe dar un trato igualitario a todas las comunidades a la hora de financiar estos servicios. El jefe del Ejecutivo declaró que “no es justo” que un canario reciba por este concepto 301 euros menos que un residente catalán o madrileño. Esta diferencia, continuó, significa “mucho dinero” porque se trata de 600 millones de euros menos para las Islas.

Se trata de un “desequilibrio” que, tal y como especificó, va a requerir, “desde el diálogo, toda la pedagogía necesaria, para corregir el sistema y colocarnos en la media” de inversión del Estado, que está en 2.012 euros por ciudadano.

Este será uno de los planteamientos que defenderá el consejero regional de Economía, Javier González, en la reunión que la próxima semana tendrá el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, con las comunidades de régimen común. Una cita que viene precedida por el malestar causado por la iniciativa ministerial de reunirse ayer con las 12 regiones gobernadas por el Partido Popular con el fin de dar a conocer las líneas maestras de la próxima ley ley de estabilidad presupuestaria.

Una norma que introducirá sanciones a las comunidades autónomas que incumplan los techos de gasto y déficit, siguiendo el modelo de mayor integración fiscal adoptado en la Unión Europea.

Unos propósitos que, por parte de Paulino Rivero, han sido contestados con la afirmación de que Canarias no necesita tutorías de ninguna administración.