TURISMO >

Soria descarta las ayudas al turismo que prometió Rajoy

DIARIO DE AVISOS-AGENCIAS | Santa Cruz de Tenerife-Madrid

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, admitió este martes que el Gobierno “no tiene ningún planteamiento” con respecto a posibles incentivos fiscales para el sector turístico, pese a que el responsable del Ejecutivo, Mariano Rajoy, se refirió a ellos durante el debate de investidura. Soria afirmó que, “aunque sería bueno para el sector, no es el momento” de plantearse ese asunto, dada la desviación existente en el déficit público.

El ministro, que ofreció una rueda de prensa para dar a conocer el cierre provisional de la llegada de turistas internacionales en 2011, destacó la importancia que tiene el turismo como “principal industria exportadora”, y anunció que, al cierre de octubre, la balanza de pagos por turismo había crecido el 14 %.

Para el ministro, el turismo es uno de los principales pilares de la economía española y un sector que puede ayudar a salir antes de la crisis. Por ello, recordó, se va a diseñar un plan integral que lo valore y que diseñe una nueva herramienta de trabajo hasta 2016. Entre las principales reformas a abordar, Soria mencionó la simplificación y unificación de la legislación aplicada al turismo en las distintas autonomías al considerar que la diversificación existente afecta a la imagen de España.

Otro de los puntos que aludió, en su comparecencia el ministro, fue la posibilidad de la privatización de la cadena de paradores, aunque, si bien dejó claro que no hay una decisión tomada al respecto, sí dejó en el aire la idea de que no sería desdeñable la entrada de capital privado.

Asimismo, el ministro se mostró contrario a la aplicación de un gravamen sobre las pernoctaciones de turistas en Cataluña, ya que considera que “no es manera de competir”. “Me parece que gravar la actividad turística no es congruente con impulsar al sector turístico”. Soria se mostró ligeramente optimista con respecto al ejercicio 2012 y auguró un aumento de la llegada de turistas con respecto a 2011 aunque más moderado que este año. El ministro apostó por la fidelización de los turistas procedentes del desvío de Oriente Próximo y Norte de África a través de una mejora de la oferta.