Un chef español, entre los 50 personajes de Washington

José Andrés, en el mercado de Santa Cruz, donde grabó un programa para la televisión de Estados Unidos. / DA

DIARIO DE AVISOS | Madrid

El cocinero José Andrés, con cinco restaurantes en la capital estadounidense, accedió a la lista de los cincuenta personajes públicos más poderosos de Washington, que elabora cada dos años la edición estadounidense de la revista GQ.

La publicación sitúa a Andrés en el puesto 41 de la clasificación y considera que su poder emana de su popularidad y su capacidad de marcar tendencia.

La revista, que ya elogió a José Andrés en 2009, califica al cocinero nacido en Asturias como “el genio” responsable de la oferta gastronómica de restaurantes de Washington como Zaytinya, Oyamel y Minibar.

Considera que los restaurantes del español afincado en la capital estadounidense conforman una “experiencia sublime”, y destaca además la vinculación que se ha establecido entre la identidad de la ciudad y la figura de José Andrés.

El primer puesto de los cincuenta personajes más influyentes lo ocupa Eric Cantor, el “número dos” de los republicanos en la Cámara de Representantes, por liderar “la estrategia del Partido Republicano de intransigencia legislativa que ha obstaculizado a la Casa Blanca en estos últimos tres años”, destaca la revista.

Le siguen el líder de la oposición republicana en el Senado, Mitch McConnell; David Plouffe, asesor del presidente Barack Obama; el secretario de Defensa, Leon Panetta; la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke.

El senador por Florida Marco Rubio, el más conocido republicano de origen hispano, ha entrado en la lista con el número 43 por su popularidad, que la revista justifica por su puesto pero también por su atractivo y su matrimonio con una antigua animadora de delfines.

Concluye el X Madrid Fusión

Madrid Fusión concluyó ayer la edición de su décimo aniversario, con una visión global sobre la cocina actual española y en el mundo.

El congreso se cerró con una macrotarta para 500 personas creada por el gran pastelero Paco Torreblanca. Para el brindis final se descorcharon 200 botellas de Cava Brut del Consejo Regulador del Cava.

El congreso internacional ha soportado el peso de la crisis y las sesiones contaron con la presencia de numerosos profesionales, muchos de ellos procedentes de Canarias.

El día de la inauguración tuvo un gran despliegue de actividades, alguna de ellas curiosas, como la elaboración de un cocido madrileño para 1.200 personas, entre congresistas y expositores. Asimismo, se ofrecieron 90 kilos de callos, 2.000 bocadillos de calamares, 2.000 bocadillos de jamón y más de 30.000 tapas.