Santa Cruz de La Palma >

Un poco más feliz gracias a los 100.000 euros que le dio ‘El Niño’

A Iván González todavía le cuesta creer que ha ganado 100.000 euros en la Lotería de El Niño. / J. ARTURO (ACFI PRESS)

EUGENIA PAIZ | Santa Cruz de La Palma

La suerte es caprichosa. Es de lo que más seguro está, a sus 31 años, Iván González Medina, el vecino de Barlovento agraciado con 100.000 euros gracias al décimo del número 92.225 del Sorteo Extraordinario de la Lotería de El Niño.

El primer regalo que ha hecho Iván, incluso antes de que le ingresen en la cuenta el dinero ganado, ha sido para “mi padre”. Fue “mi manera de demostrarme que era cierto, que esto me estaba pasando a mí. Después de en mi mujer, Angélica, en quien primero pensé fue en el capricho que mi padre me había dicho que quería sólo unos días antes”.

Iván atiende a DIARIO DE AVISOS para esta pequeña charla “en el rato que tengo para comer antes de volver al trabajo” que “no pienso dejar por nada porque este dinero no me da para retirarme pero nos ha hecho muy felices”. Mientras decide el regalo “especial” que le hará a su compañera y piensa “algo en lo que invertir el dinero”, reconoce que “comprar ese número fue una decisión de última hora”, un “cambio” en sus inalterables costumbres durante años.

El día cuatro de enero a las 7 de la tarde, cuando volvía a casa y cuando había descartado “jugar a la lotería” después de no “recuperar ni un euro en la de Navidad” volvió sobre sus pasos para entrar en la librería de Barlovento y sacar un número de la máquina. Iván, que se confiesa “fiel a sus números de siempre, el 0 y el 8” dejó de lado esas “manías” y en el último momento, cuando la pantalla le interrogó sobre la terminación que quería “escogí el 5”.

La mañana del sorteo, frente al televisor “para anotar los números y llevarselos a mi padre porque siempre juega, no podía creer que el segundo premio correspondiera al número que tenía en mis manos”. Los nervios le dejaron paralizado s hasta que decidió llamar a su único hermano y decirle lo que estaba pasando: “Creo que me ha tocado la lotería pero no puedo mirarlo porque estoy muy nervioso, comprueba en internet el segundo premio y dime algo”. Unos minutos más tarde lo celebraba con los más allegados, aunque a más de uno todavía le cuesta creérselo.

Lo lograste