Una paleta de colores llamada Canarias

SANTIAGO TOSTE | Santa Cruz de Tenerife

La exposición de Juan Mazuelas estará abierta hasta febrero. / J. GANIVET

“Mi mayor deseo es que quien acuda a esta exposición y se detenga a observar los cuadros llegue a sentir que en ellos está presente de alguna manera la atmósfera y el color de Canarias”. Juan Mazuelas, todo un referente en la recreación pictórica del paisaje del Archipiélago, se manifestaba de esa manera a este periódico con ocasión de la apertura de El paisaje en Mazuelas, la muestra que cuelga desde el pasado jueves, y hasta el 3 de febrero, de las paredes de la Sala del Estatuto de Autonomía del Parlamento de Canarias, en una propuesta que la Cámara legislativa ha puesto en pie con la colaboración del Centro de Iniciativas y Turismo (CIT) de Santa Cruz de Tenerife.

Inaugurada por el presidente del Parlamento de Canarias, Antonio Castro, El paisaje en Mazuelas constituye una nueva e inmejorable oportunidad para acercarse a la obra de un creador que cuenta con una amplia trayectoria de exposiciones colectivas e individuales. Pero también supone adentrarse en la personalidad de un autor que conoce como pocos cada uno de los rincones de la Isla.

La mirada del creador

Este nuevo proyecto expositivo del artista de origen catalán, pero radicado en Tenerife desde la infancia, reúne un total de 21 obras realizadas al óleo, que se articulan en otras tantas miradas sobre espacios naturales isleños. Y aquí, por ejemplo, de nuevo Mazuelas vuelve a detenerse con su pincel en uno de los paisajes más recurrentes en su producción, el de Las Cañadas del Teide. “Expongo media docena de cuadros dedicados a Las Cañadas -detalla el artista-, pues es un lugar hacia el que desde siempre me he sentido atraído y por el que siento, sobre todo, un amor muy grande por la soledad y la calma que me transmite”.

El paisaje, la naturaleza y la luz, en suma, constituyen el pórtico de entrada -y también el fondo y la forma- del discurso estético en el que persevera el artista, ese sujeto que responde al nombre de Juan Mazuelas Pizarroso. Una manera de ver el mundo que también tiene mucho que ver con su interés en coleccionar obras de arte africano. “Cuando doné al Cabildo de Tenerife mi colección de vestigios guanches -apunta-, seguí recopilando piezas del arte africano, su belleza y su sencillez es algo que siempre me ha llamado muchísimo la atención”.

“Para ser feliz -concluye-, a mí no me pongan de fiesta en una ciudad, sino en el campo, con mi pintura”. Y a este respecto, relata que sus mayores placeres se hallan hoy en pintar, en dar clases y en acudir a la finca que posee. Una comunión con la naturaleza que también puede comprobarse en esta exposición.

Lo lograste