Vuelve el espíritu Playtime

Una vista general de las nuevas instalaciones del club. / DA

JUAN S. SÁNCHEZ | SANTA CRUZ DE TENERIFE

El pádel tinerfeño recupera uno de sus emblemas. El histórico club Playtime Tenerife está de vuelta. Y lo hace con el mismo espíritu de siempre, el de poner a disposición de sus amigos y clientes unas instalaciones nuevas, con una primera fase donde van cinco pistas en una nave ubicada en el polígono de El Mayorazgo.
Tras unos meses de muchas dificultades, la familia Córdoba-Lugo vuelve a estar al mando de un club que tuvo que echar el cierre de la forma más triste y que dejó a la sociedad tinerfeña sin uno de los lugares más especiales para la práctica del deporte.

El club comenzó a funcionar el pasado viernes con una jornada de puertas abiertas para todos los aficionados y personas cercanas a la institución. Lo hizo con cuatro pistas normales y una individual en la primera fase de un proyecto que culminará con otras cuatro pistas más ubicadas en la nave conjunta a la que ahora ocupa Playtime Tenerife. El club también volverá a poner en marcha en breves fechas su escuela de formación de menores y la de tecnificación para adultos.

Mariano Córdoba, padre del primer proyecto Playtime y de este nuevo club que ocupará su lugar, agradeció ayer “el apoyo que me han brindado” en estos meses tras el difícil trance de perder el club anterior y admitió estar “más que ilusionado” con este nuevo proyecto que “nos devuelve la vida a mí, a mi familia y a todos los grandes amigos de Playtime”.

Un ambiente inigualable

El jugador hispano argentino, que ya prepara el inicio de la temporada en las pistas de su propio club junto a jugadores como Víctor Sáenz, Tomy Gimeno o Ramón Hernández, espera recuperar “el ambiente inigualable” que se vivía en las pistas que estaban ubicadas junto al Parque Marítimo.

Una vez que el club vuelva a asentarse dentro de la oferta padelera tinerfeña, Córdoba tiene proyectada la celebración de un gran torneo con unas jornadas de entrenamiento para las que contará con la presencia de algún jugador profesional del Top Ten del Pádel Pro Tour.