in memoriam > Pedro Ángel Gómez Barreto

Wladimiro Fuentes Pages, un buen amigo palmero > Pedro Ángel Gómez Barreto

Es muy difícil encontrar un buen amigo, más difícil todavía
dejarlo e imposible olvidarlo

Te fuiste sin hacer ruido, para no molestar a nadie. Hoy, varios días después de tu fallecimiento seguimos con un dolor inmenso por tu pérdida, y aún me cuesta creer que un hombre de tu bondad, enorme vitalidad, tu sana alegría, amigo de los que hoy son difíciles de encontrar y en definitiva: siempre servicial, como a ti te gustaba, te hayas ido para siempre.

La tristeza y la rabia contenida se apoderó de mi cuando tu amada esposa Esidalia (que gran mujer y fiel compañera en tu vida), con el llanto y la voz entrecortada, desde la Isla Bonita, me comunicó tu fatal desenlace. Y aún hoy nos preguntamos el porqué de tu rápido adiós, cuando, precisamente ahora, empezabas a disfrutar de tu familia como nunca y de tus amigos.

Wladimiro (Mamiro) fuiste un buen hombre, luchador por tu familia y por tu gente, especialmente por tu querido y admirado pueblo palmero.

Y evidentemente, en ese día negro del viernes 13 de enero de 2012, tus amigos no te dejaron solo en tu adiós definitivo. La iglesia de Nuestra Señora de Bonanza, primero, y después el Cementerio Municipal de El Paso, fueron testigos silenciosos de la gran afluencia de paisanos para despedir al siempre amigo.

Estuviste muy vinculado con los aconteceres de tu municipio, folclore, actos sociales, tu querido Atlético Paso, y cómo no, también solías disfrutar el carnaval palmero bajando a la capital para “empolvarte” con los Indianos. ¡Cómo se te llenaba la boca cuando hablabas de ello!

Sin embargo, tu pasión fue siempre tu familia, tus hijas y nietos, por las que sentías devoción. Padre y abuelo ejemplar; y no me olvido de tu coraje y fuerza que trasmitías a tu querida esposa y amiga Esidalia, cuando lo necesitó como nunca para superar su difícil enfermedad.

Apenado y triste desde Tenerife, Isla que también te recuerda, quiere despedirse de ti, con estas palabras, como homenaje a una persona buena de corazón, tranquilo y educado como ninguno y ojalá, los que le conocimos sigamos con su ejemplo. Simplemente te pido un favor, guíanos a todos desde lo más alto.

Descanse en Paz.