Argumentos para ser campeón

El Victoria, líder de la Liga Cabildo de Tenerife de Primera Categoría. / JOSÉ ROMERO

LUIS DE LA CRUZ | Santa Cruz de Tenerife

La lucha canaria se ha convertido en una religión en La Victoria. No se habla de otra cosa, en La Pólvora o en el bar Columna, dos de los santuarios luchísticos de este municipio norteño.

Este año comenzaba un nuevo ciclo, después de la marcha de los Ledesma al Valle de San Lorenzo. La nueva directiva del Victoria intentó, por todos los medios, fichar a Añaterve Abreu pero éste prefirió repetir temporada en el Punta Brava.

Al final, ficharon a Álvaro Déniz, quien en el ejercicio anterior no estuvo fino en el Tijarafe de La Palma. Acertaron de pleno porque el grancanario está demostrando signos importantes de madurez y, cada semana que pasa, se cree más que puede conquistar el título liguero.

De todas maneras, el gran acierto y mejor fichaje de este conjunto lo tiene en el banquillo. El jefe es Melquiades Rodríguez, a quien nunca le ha gustado perder ni a los boliches. El gran puntal fasniero le ha transmitido una enorme seriedad a todos sus luchadores y, por encima de todo, está el equipo.

Eso se nota porque a todos sus luchadores les ha dado protagonismo. Desde el lunes, todos acuden a los entrenamientos y Melquiades les hace sudar la gota gorda. Es el amo del vestuario y la directiva solo se dedica a regir el club y a buscar perritas para cumplir con el presupuesto. En ese sentido, el equipo de gobierno del Victoria, que está capitaneado por José Ángel (el presidente), son como hormiguitas, pues funcionan a base de pequeños patrocinadores y, de esa manera, han inplicado en el nuevo proyecto a todo el pueblo de La Victoria.

Haroldo Martín, el nuevo alcalde, también está muy comprometido con este nuevo proyecto que es bastante esperanzador.

El Ayuntamiento apoya la Escuela Municipal y su sueño es que pronto muchos luchadores jóvenes formen parte de la primera plantilla.

Restan seis jornadas para que termine la Liga. En este tramo final todavía quedan algunos encuentros del máximo nivel como es el compromiso ante el Tijarafe Fonteide, el eterno rival de los vitorieros.