Bankia y Banca Cívica afrontan nuevas fusiones tras la reforma

EUROPA PRESS/DIARIO DE AVISOS | Ceuta / Santa Cruz

El presidente de Bankia, Rodrigo Rato, confirmó ayer que está “estudiando” la posibilidad de hacerse con una de las entidades nacionalizadas, Unnim, “tal y como ya le hemos hecho saber al Banco de España”. Unnim es la entidad resultante de las cajas regionales catalanas y que fue nacionalizada en noviembre a cambio de un euro tras recibir unos 950 millones de euros en ayudas.

Junto a Bankia, todas las grandes y medianas entidades españolas han pedido informes al Banco de España para preparar eventuales ofertas por otras entidades. En este caso puede estar Banca Cívica que, hace unas semanas, no descartó que estuvieran analizando opciones con distintas entidades. Entre ellas, el unirse con la resultante de la fusión de las tres cajas vascas, con los aragoneses de Ibercaja o con CatalunyaCaixa.

Rodrigo Rato, como también anunció Banca Cívica, aseguró que la entidad que dirige “cumplirá, como no puede ser de otra manera”, con las últimas medidas aprobadas por el Consejo de Ministros para reformar el sistema financiero y limitar las retribuciones de los responsables de aquellas entidades “que hayan recibido apoyos públicos”. Tras reunirse con el presidente de Ce Ceuta, Juan Vivas (PP), el delegado del Gobierno y un grupo de empresarios locales, el exministro subrayó que “una cosa son las entidades que han sido nacionalizadas y otra las que, como Bankia, han recurrido a financiación pública a precios casi de mercado”. Bankia es, junto con el BBVA, uno de los mayores acreedores de deuda financiera de la Administración local, que acumula créditos vivos por cerca de 200 millones de euros.

Por otro lado, la agencia de calificación Moody’s emitió un informe en el que valora la reforma financiera anunciada por el Gobierno. Destaca que es beneficiosa para la nota de solvencia de la deuda española, pero pone en duda las fusiones sin más ayudas públicas. El documento concluye con una visión “escéptica sobre la posibilidad de que los grandes bancos se fusionen con las entidades más débiles”.

Para superar las reticencias, Moody’s aboga por aumentar las ayudas. Hasta la fecha, estas pasan por dar un año más de plazo para sanearse, permitir cargar parte de los saneamientos contra provisiones y recurrir a los recursos del Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB).