LA ÚLTIMA (COLUMNA) >

Buenas noticias, al fin > Jorge Bethencourt

Los negros nubarrones de la crisis parecen dejar pasar un tímido rayo de luz. Y aunque nos coja con cierto escepticismo, hay que saludar con felicidad la llegada de buenas noticias. Es cierto que ya nos tomaron la pelambrera hace algunos años, con aquello de los brotes verdes que nos colocó ese grandioso vendedor de crecepelo que era Rodríguez Zapatero, que dios conserve a poder ser bien pero lejos del Gobierno.

Pero esta vez no. Esta vez hay datos sólidos que abren las puertas a la esperanza. Aunque se hable de que este año llegaremos a los seis millones de parados. Aunque la primera medida de Rajoy haya sido subir los impuestos directos a las clases medias españolas, para dejarnos aún más pelados. Aunque el Gobierno y los bancos sigan acaparando el dinero y los créditos y nos sigan dejando tirados en la cuneta. Aunque todo esto y muchas más cosas sean ciertas, el Tribunal de Cuentas de la Unión Europea ha cambiado de un plumazo todas las previsiones.

El Fondo Monetario Internacional (ese organismo tan serio que presidía aquel señor que perseguía camareras de hotel como un sátiro con Mastercard) había previsto para España un descenso del PIB de 1,7 puntos para este año. Feo. Muy feo. Como unos veinte mil millones menos, redondeando. Pero el Tribunal de Cuentas de la UE ha determinado que los países de la Unión deben contabilizar en sus cuentas los gastos en drogas y prostitución. Y ahí es nada. El pelotazo que vamos a dar en el PIB español incluyendo este capítulo va a ser de los que hacen época.

La UE quiere saber el volumen de este sector en sus miembros (quiero decir estados miembros) ya que considera, como un servidor de ustedes, que también forma parte del PIB. Holanda ya lo hace desde hace tiempo. Y calcula en unos 3.300 millones de euros (el 1,5% de su PIB) los gastos en farlopa y servicios sexuales. Bastante tela y eso teniendo en cuenta que los holandeses tienen fama de tener mucho queso.

En cuanto integremos en nuestro PIB las compras nacionales de mandanga el PIB se nos va a disparar que va a romper las tablas. Y por la prostitución mil veces más. Sólo contando la cantidad de hijos de prostituta que uno conoce, el tamaño de ese honrado sector, o sea de sus señoras madres, debe salirse del mapa.

Twitter @JLBethencourt