prospecciones petrolíferas >

‘Canarias dice no a las petrolíferas’ expresa su repulsa y condena a la decisión unilateral del Ministerio


DIARIO DE AVISOS
| Arrecife

El Movimiento Ciudadano de Lanzarote ‘Canarias dice no a las petrolíferas’ ha expresado su repulsa y condena a lo que a su juicio está siendo un acuerdo y una decisión impuesta unilateralmente, ninguneando e ignorando la opinión de la población y los estudios de riesgos medioambientales y económicos que valoran el impacto en la sostenibilidad y economía insulares y que presagian un futuro desalentador para la población de Canarias.

Así mismo “insta al Ministro a que declare, con datos reales, cuál será la cuantía en puestos de trabajo y beneficios económicos que redundarán directamente sobre la población canaria y especialmente sobre la sociedad de Lanzarote y Fuerteventura, ya que estos parecen ser sus dos argumentos de mayor peso para justificar este atentado contra nuestras costas y la seguridad de los canarios”.

En un comunicado el Movimiento Ciudadano de Lanzarote ‘Canarias dice no a las petrolíferas’ le pide al Ministro Jose Manuel Soria:

“1. Respeto al consenso social, institucional y empresarial de rechazo a las plataformas petrolíferas en las aguas marítimas cercanas a las Costas de Lanzarote y Fuerteventura.

2. Que  se atenga  a las nuevas normas de seguridad expresadas en el proyecto de Reglamento presentado por la Comisión de Energía y de Medio Ambiente al Parlamento Europeo el 27 de octubre de 2011 que, entre otras  muchas cosas,  fija la obligación de la transparencia publicando toda la información en las páginas web. 

3. La inmediata  paralización de las decisiones unilaterales del Gobierno de España, con el Ministro José Manuel Soria a la cabeza, que se vienen tomado en los últimos 40 días. Acuerdos para facilitar la instalación de Repsol en aguas cercanas a Lanzarote y Fuerteventura. En la última decisión, conocida el pasado martes en el parlamento de Canarias, el ministro abrió un periodo de diez días de consulta institucional al Gobierno de Canarias y a los Cabildos de Lanzarote y Fuerteventura para que presenten “alegaciones” a la voluntad de Soria de autorizar la actividad petrolera en las islas”.

El Movimiento Ciudadano de Lanzarote Canarias dice no a las petrolíferas’ recuerda al Ministro que en los años 2004 y 2005, se alcanzó un amplio consenso en Canarias para rechazar las pretensiones de Repsol después de la Sentencia del Supremo de marzo de 2004 que anuló el Real Decreto del gobierno de José María Aznar de diciembre del año 2001.

El consenso se materializó en el rechazo del Parlamento de Canarias en mayo 2005 a la iniciativa parlamentaria del PP. Fruto de ese rechazo fueron expulsados los consejeros del PP del Gobierno de Canarias. Diversos acuerdos institucionales de los Cabildos de Lanzarote y Fuerteventura que mostraban la oposición a las plataformas petrolíferas en las costas de ambas islas. Acuerdos  de las mayorías de los ayuntamientos de las dos islas en el mismo sentido de los Cabildos, mostrando su oposición y rechazo a las plataformas petrolíferas de Repsol. 

Este consenso fue expresado también por los sectores económicos-empresariales vinculados al turismo. La Federación Internacional de Turoperadores manifestó su oposición y rechazo mediante una carta pública dirigida al ministro en aquellos momentos, Rodrigo Rato.

La ciudadanía, mediante sus organizaciones ciudadanas de carácter social y ambiental, venían mostrando su oposición y rechazo en la calle y a través de múltiples y diversos pronunciamientos y participando en la plataforma contra las prospecciones impulsadas por los Cabildos de Lanzarote y Fuerteventura.

Esa es la realidad del consenso institucional, social y empresarial que el gobierno del PP quiere ignorar y despreciar.

El Movimiento Ciudadano de Lanzarote ‘Canarias dice no a las petrolíferas’ cree que el Ministro quiere  eludir la comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo y al Consejo “para hacer frente al reto de la seguridad de las actividades relacionadas con el petróleo y el gas en alta mar”. 

También quiere eludir la Propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre “la seguridad de las actividades de prospección, exploración y producción de petróleo y de gas mar adentro”, que se encuentra sobre la mesa de dicho Parlamento desde octubre del año 2011.

Tanto la Comunicación como el Reglamento fueron elaborados a partir de la experiencia adquirida por la explosión de la plataforma de perforación “Deepwater Horizon” en el Golfo de México el 20 de Abril de 2010 y el posterior vertido masivo procedente del pozo de petróleo al fondo del mar que provocó daños importantes desde el punto de vista medioambiental, económico y social.

La Comisión Europea plantea que a partir de la explosión de la Plataforma en el Golfo de México ya se pueden extraer lecciones sobre las que actuar en la UE: procedimientos de concesión de licencias minuciosos, mejora en los controles por parte de las autoridades públicas, solución de las lagunas en la legislación aplicable, mayor respuesta de la UE ante catástrofes y Cooperación internacional para fomentar la seguridad y las capacidades de respuestaa nivel mundial.

El ministro Soria conocedor de la comunicación y del nuevo proyecto de Reglamento que será  aprobado de forma inmediata quiere eludirlo, a sabiendas de que el Parlamento español ha sido informado.

Todo es más grave y su  irresponsabilidad  mayor, afirma esta plataforma, cuando se sabe que tal y como manifiesta la Comisión de Energía y Medio Ambiente:

1. El riesgo de que se produzca un accidente grave de petróleo o de gas mar adentro en aguas de la UE es significativo y la fragmentada legislación actual y las diferentes prácticas regulatorias de la industria no permiten reducir los riesgos de la Unión tanto como sería posible.

2. El marco reglamentario y las normas de funcionamiento existentes no garantizan la acción de emergencia más efectiva en caso de accidente en aguas de la UE y la atribución de responsabilidades en relación con el saneamiento y los daños convencionales no está totalmente clara.