caso urdangarin>

“Comparezco hoy para demostrar mi inocencia, mi honor y mi actividad profesional”

Iñaki Urdangarin finalmente entró a los juzgados a pie. | EFE

EFE | PALMA

El duque de Palma, Iñaki Urdangarin, ha defendido hoy su inocencia y honor, y ha afirmado que aclarará “la verdad de los hechos” en la declaración que presta ante el juez del caso Palma Arena que lo investiga por el presunto desvío de fondos públicos a través del Instituto Nóos, que presidió.

“Comparezco hoy para demostrar mi inocencia, mi honor y mi actividad profesional”, ha dicho el duque de Palma ante los primeros micrófonos de los periodistas que se encontraban al final de la rampa de entrada a los juzgados de Palma.

Con gesto grave y más delgado, Urdangarin ha querido prescindir de privilegios y, en contra de la polémica suscitada sobre si recibiría un trato de favor en su entrada en los juzgados, ha decidido entrar a pie como todos los imputados y, además de facilitar la captación de su imagen entrando, finalmente ha dirigido un mensaje a los medios de comunicación.

“Durante estos años he ejercido mis responsabilidades y he tomado decisiones de manera correcta y con total transparencia”, ha recalcado.

Y ha añadido: “Mi intención en el día de hoy es aclarar la verdad de los hechos y estoy convencido que la declaración de hoy contribuirá a demostrarlo. Muchísimas gracias a todos, muchísimas gracias por su atención”.

Durante la primera parte de su declaración, y a preguntas del juez José Castro, el duque ha reconocido que el rey Juan Carlos le pidió en 2006 que dejara sus actividades profesionales relacionadas con el sector público, confirmando así la versión ofrecida hace un tiempo por la Casa del Rey.

El imputado ha respondido a numerosas preguntas del magistrado relacionadas con las diversas sociedades con las que estuvo vinculado y que sirvieron supuestamente para desviar dinero público a través del Instituto Nóos, una organización sin ánimo de lucro que presidió de 2004 a 2006.

Urdangarin se ha mostrado “muy tranquilo” en su declaración y ha contestado con entereza y “muy bien” a todas las preguntas que le ha formulado el juez, según fuentes jurídicas.

Manifestantes con diferentes reivindicaciones durante la concentración antimonárquica convocada ante los juzgados de la capital balear. | EFE

A la convocatoria judicial se han sumado esta mañana las voces críticas de medio millar de personas que se han manifestado sin incidentes en los alrededores de los juzgados para expresar su rechazo a la Monarquía y a la corrupción y en favor de la República.

Los manifestantes portaban pancartas con variados lemas en apoyo de sus ideas, como “Urdangarin, trabaja en Burger King”, “Que viene Urdangarin, cuidado con la cartera” y “No hay dos sin tres, República otra vez”.

Una mujer que participaba en la manifestación lanzó huevos contra el coche particular en el que llegó Urdangarin hasta la calle de entrada a los juzgados, por lo que fue identificada por la policía.

Las medidas de seguridad en torno al edificio judicial son extraordinarias, ya que las fuerzas de seguridad han cortado la calle trasera que da a los Juzgados de Palma y controla los accesos de los vecinos de la zona y periodistas acreditados.

Dado el espacio de tiempo que está consumiendo el juez en preguntar al duque, la declaración se prevé larga, e incluso que se prolongue hasta mañana domingo, ya que después tienen que preguntar también los fiscales anticorrupción y el resto de los abogados personados en la causa.

La enorme expectación despertada por la declaración judicial del primer miembro de la Familia Real imputado en una causa ha quedado patente con la presencia de numerosos periodistas, fotógrafos y equipos de televisión que siguen el minuto a minuto de la declaración de Urdangarin.