argentina >

Defiende doblar el sueldo a los parlamentarios argentinos por “su dignidad” y así evitar “a los ricos o ladrones”

EFE | Buenos Aires

El presidente del Parlamento argentino, Julián Domínguez, ha defendido que los legisladores pasen a ganar unos 8.000 dólares al mes, el doble de sueldo, porque así se “restituye” su dignidad y se evita dejar la política “a los ricos o ladrones”.

Según ha argumentado el oficialista Domínguez en declaraciones al canal local C5N, “se ha legitimado el trabajo que hace el Congreso (…). La política no puede ser sólo cosa de ricos, que solamente la hagan aquellos que reciben dinero de los grupos concentrados“.

Loa legisladores son estos días blanco de críticas generalizadas por doblar sus ingresos en una coyuntura de ajuste, recorte de subsidios a empresas y consumidores, y recomendaciones desde el Gobierno a los sindicatos para que moderen las demandas de aumentos salariales.

Domínguez y el vicepresidente y titular del Senado, Amado Boudou, acordaron en diciembre aumentar al doble el sueldo de los legisladores, aunque la decisión no ha trascendido hasta estos días y ha supuesto críticas de dirigentes gremiales y división en el propio Parlamento.

La resolución habilita a los diputados y senadores a cobrar más de 35.000 pesos mensuales (unos 8.000 dólares), frente a los 17.000 pesos (alrededor de 3.900 dólares) anteriores, según fuentes legislativas.

Domínguez ha agregado que el nuevo marco salarial pretende hacer transparente lo que cobra un legislador y que no vuelvan antiguas prácticas, como los sobornos, así como el “modelo del lobby haciendo operaciones en las cámaras y con la corrupción generalizada para que las leyes respondan a grupos potentados”.

Tras señalar que le parece una “hipocresía” que todo el mundo se rasgue las vestiduras por esto, ha afirmado que hay una desconsideración por lo público y que “nadie pregunta cuánto gana un empresario”.

Además del sueldo, los legisladores cuentan con otros beneficios, como billetes de avión canjeables por efectivo si no se utilizan y un plus por desarraigo para residentes a más de cien kilómetros de Buenos Aires que varía según la distancia.

Los legisladores argentinos fueron ya duramente criticados el pasado año por el escaso número de sesiones que hicieron: quince en el Senado y diez en la Cámara de Diputados, la menor cantidad desde el retorno de la democracia, en 1983.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, que ha defendido reiteradamente la política de ajuste, se ha mantenido al margen de esta polémica.