LOS SILOS >

Devolverle al mar lo que es suyo

Esta zona costera será acondicionada para uso y disfrute de los bañistas y supone una inversión cercana a los cuatro millones de euros. / MOISÉS PÉREZ

GABRIELA GULESSERIAN | Los Silos

En contra de las obras faraónicas que se han planteado en las Islas en las últimas décadas, el proyecto de recuperación de la playa de Agua Dulce, en Los Silos, pretende todo lo contrario: devolverle al mar lo que es suyo, un espacio que antes le pertenecía y que ahora ocupa la vía que soporta el tráfico rodado entre la urbanización Sibora y La Caleta de Interián.

Esta vieja reivindicación de los vecinos ya tiene un proyecto definitivo y solo falta que los compromisos adoptados por las diferentes administraciones en el anterior mandato, sobre todo en lo que respecta a la financiación de los trabajos, se conviertan en realidad. También, que se ultime el acuerdo con los propietarios de los terrenos que es necesario ocupar dado que se encuentran en la trasera de la playa.

“Hay predisposición pero no es total porque no están todos de acuerdo”, subraya el alcalde, Santiago Martín, quien esperar llegar finalmente a un arreglo pero, en caso de no lograrlo, asegura que será necesario recurrir a las expropiaciones, cuyo expediente ya ha sido iniciado.

Objetivos

El entorno litoral de la playa de Agua Dulce, denominada así porque antaño había un naciente de agua dulce que se mezclaba con el mar, se sitúa en la costa del municipio de Los Silos y próximo a la urbanización Sibora. Los principales objetivos de la actuación, que alcanza los cuatro millones de euros, consisten en recuperar la playa ocupada por la acción del hombre.

Eso significa acondicionarla para mejorar la estancia y acceso al mar de los usuarios y bañistas, rescatar todo el terreno para el disfrute público y acondicionar una zona para recreación, con equipamiento atractivo, como un kiosco playero, y aparcamientos. Al mismo tiempo, se retirará la carretera costera y se adentrará en tierra unos 20 metros . Para ello es necesario ocupar las fincas de plataneras a las que antes se hizo mención.

La actuación también incluye trasladar la carretera al borde del acantilado y fuera del dominio público, atravesando el barranco de Sibora, en donde la trama urbana permite conectarse.

El paseo marítimo tendrá así un ancho de 2,5 metros de pavimento de laja de piedra molinera y alcorques de palmeras cada 15 metros aproximadamente, según consta en el proyecto.

El alcalde subraya la importancia de este proyecto ya que, además, se recobrará todo el entorno de la playa, que incluye el ingenio de azúcar, un cultivo que fue muy significativo en Los Silos y, pese a que en la actualidad es un empaquetado de plátanos, sigue siendo un referente cultural. La misma suerte ya corrió la caseta de telégrafos, que fue la primera conexión de Tenerife con la isla de La Palma a través de Cádiz.

Iniciativa estrella

La playa de Agua Dulce es la iniciativa estrella que va a poner punto final a toda la regeneración de la zona y que se inserta en el programa de infraestructuras y equipamientos que promueve el Consorcio Daute-Isla Baja, entidad supramunicipal conformada por el Cabildo de Tenerife y los municipios de Garachico, Los Silos, Buenavista y El Tanque para el impulso de la comarca. En el mismo también se incluyó la restauración de los hornos de cal, la remodelación de las piscinas, el acondicionamiento del Charco de la Araña, y la mejora de seguridad en El Juaniquín, entre otras acciones.

A pesar de que reconoce que “no son momentos fáciles”, confía en que las diferentes administraciones cumplan su palabra y las obras se puedan iniciar lo antes posible. Preferiblemente, apostilla, en este mandato.

[apunte]

Diferentes pasos

Con el fin de mejorar la accesibilidad al mar y estancia en la zona y poner en valor la costa para regenerar el municipio, el grupo de gobierno de Los Silos (PSC-PSOE) decidió promover un proyecto de acondicionamiento de esta playa y franja costera, tal y como estaba hace algunos decenios. La idea nació hace varios años pero fue en el anterior mandato cuando se redactó el anteproyecto y un proyecto inicial, que luego fue modificado hasta aprobar el actual, y se iniciaron las conversaciones con las diferentes administraciones, hasta conseguir el visto bueno del Ministerio del Medio Ambiente, la Dirección General de Costas, el Servicio Provincial de Costas y el Consorcio Daute-Isla Baja. A esta última administración el Ayuntamiento le solicita apoyo económico en caso de que no se llegue a un acuerdo con los propietarios de los terrenos y sea necesario expropiar. Una vez cumplimentados estos pasos y con el proyecto definitivo, al Consistorio solo le queda conseguir financiación para el comienzo de los trabajos.

[/apunte]