control stop > álvaro díaz

Dopaje, la gran farsa > Álvaro Díaz

Una vida desmoronada en un solo test e interrogantes muy peligrosos. La resolución del Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) de sancionar a Contador de forma brutal y exagerada es solo un ejemplo de que se está perdiendo el Norte en la lucha contra el dopaje y más cuando el propio tribunal admite que no está demostrado el mismo. Siendo objetivo, sí pensaba que la presencia de clembuterol hacía factible una sanción, pero jamás de este calibre. Está claro que Contador ha pagado, por un lado, los platos rotos de la envidia generada por el boom del deporte español en los últimos años, y, por otro, el protagonismo que por encima del deporte buscan determinados organismos. El TAS ha tardado ¡556 días! en dictar sentencia y lo ha hecho de forma ciega y retorciendo los hechos para poder argumentar su hipótesis. El efecto del clembuterol como estimulante del aparato respiratorio solo funciona el día de la absorción y el ciclista dio positivo el día de descanso en el Tour 2010, mientras que como anabolizante debe ser consumido durante días o semanas. Lejos de luchar por un deporte limpio y de demostrar la eficacia de los controles, el dopaje se ha convertido en la gran farsa deportiva.