tribunales >

El abogado detenido en La Laguna declara durante más de seis horas ante el juez

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

El abogado cuyo bufete fue registrado y que fue detenido el pasado lunes por efectivos del Cuerpo Nacional de Policía que seguían intrucciones del titular del juzgado de instrucción número 1 de La Laguna, César Romero Pamparacuatro, declaró ayer durante más de seis horas ante el magistrado citado, que ordenó su detención como presunto autor de un fraude fiscal a la Hacienda Pública, estafa y blanqueo de capitales.

Al cierre de esta edición, el referido letrado, al que se identificará por las iniciales E.G., permanecía en las instalaciones judiciales prestando declaración en un sumario que presenta varias ramificaciones y que estaría relacionado con anteriores registros practicados en la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de La Laguna hace unos meses.

En su día, tales registros en sede municipal se relacionaron con alquileres subvencionados en Las Chumberas y con determinados trámites administrativos de distintos locales de ocio.

Precisamente, tal y como informa Juan Francisco Jurado, E.G. es un abogado y empresario, con inversiones en múltiples negocios: sólo en La Laguna sería propietario de más de una veintena de establecimientos entre bares, pubs, discotecas y restaurantes. También poseería inversiones en el Sur de la Isla, así como en sudamérica (Santo Domingo y Cuba).

En 1989, el letrado en cuestión entró en prisión, durante tres meses, acusado de secuestrado y coacción a un jefe del Servicio de Inspección del Juego y Apuestas de Canarias. En aquel momento ya pasaba por ser un destacado empresario en el ámbito de las maquinas recreativas. Cuenta con una de las colecciones de vehículos de lujo y antiguos más importantes del Archipiélago.

Hace poco tiempo, el abogado en cuestión también habría sido acusado de crear empresas pantallas, cobrar ayudas del Ministerio de Economía y Hacienda y evadir capitales.

Por su parte, el Ayuntamiento de La Laguna niega cualquier vinculación, contractual o personal, con este abogado. “En diez años que llevo aquí, jamás le he visto en las dependencias municipales”, aseguran fuentes municipales.