propecciones petrolÍferas > enfrentamiento institucional

El Ejecutivo creará un tributo que aporte bienestar social a las Islas

B. A. | Santa Cruz de Tenerife

El gabinete presidido por Paulino Rivero plantea el establecimiento de un nuevo tributo si finalmente se llevan a cabo las actividades extractivas para que, según se recoge en la comunicación remitida al Legislativo, “no perjudique” el interés general de la Comunidad Autónoma y aporte “valor añadido” a su desarrollo y al bienestar social.

Para hacer efectiva esta propuesta se tienen que autorizar las extracciones. Según los permisos concedidos a Repsol en 2001, anulados por el Tribunal Supremo en 2004, la empresa privada tenía seis años para realizar las investigaciones. Por lo tanto será otro gobierno regional el que finalmente concrete esta propuesta fiscal, si lo considera.

La comunicación recoge que el desarrollo de una actividad industrial “altamente” contaminante en aguas próximas a las costas canarias sitúa, en el “primer lugar de las preocupaciones”, la preservación del medio ambiente y del modelo económico del Archipiélago.

Sin embargo, agrega este documento, la consideración de que las actuaciones relacionadas con la extracción de hidrocarburos constituyen una “relevante expresión” de capacidad económica “añade fuerza a la legitimación” de la Comunidad Autónoma para “intervenir activamente en ellas al efecto de proteger” los valores naturales y del modelo productivo basado en el turismo. Pero también, continúa, para “recuperar, en el supuesto de que finalmente se proceda a explorar o explotar ” yacimientos de petróleo, por la “vía que se considere oportuna; “una parte de los costes (materiales e inmateriales)” que la actividad origine y del valor de los recursos que se obtengan.

En ese sentido, la comunicación informa de que el Gobierno de Canarias “está estudiando la posibilidad” de establecer “algún mecanismo (tributario) que opere como elemento de persuasión, intervención y/o orientación” de la actividad para que, en su caso, “no perjudique” el interés general de Canarias y que “aporte, a su vez, valor añadido a su desarrollo y al bienestar de su sociedad”.