POLÍTICA >

El enfrentamiento de los socios y el PP pasa al Consultivo

BEGOÑA AMEZUA | Santa Cruz de Tenerife

El enfrentamiento de los socios del pacto de gobernabilidad con la oposición del Partido Popular (PP) en la renovación de los órganos dependientes del Parlamento se ha trasladado también al Consejo Consultivo de Canarias (CCC). Este organismo se ha dividido. Los dos consejeros propuestos por el PP, el presidente Carlos Millán, y Francisco Reyes, han rechazado el dictamen sobre la reforma de los socios del pacto para rebajar el quorum necesario para elegir a los miembros del CCC de 40 votos a 36 apoyos.

Un cambio con el que nacionalistas y socialistas se valen para desbloquear la renovación del órgano autonómico encargado de velar por el encaje de las propuestas legislativas a la Constitución y al Estatuto de Autonomía. Esta reforma supone volver a la mayoría establecida en la ley original de 1984.

En el segundo intento del pleno del CCC se pudo aprobar el dictamen. Pero no fue un pronunciamiento colectivo sino por la mayoría de los consejeros designados a propuesta de CC y el PSC (Antonio Lazcano, Luis Fajardo, José Rafael Díaz, Óscar Bosch y José Suay).

Es este procedimiento el que, con más virulencia expone Carlos Millán en su voto particular. El presidente del CCC afirma que su discrepancia se debe, “en gran medida, a la postura adoptada de no aceptarse un texto único integrador de la opinión de todos los miembros del órgano colegiado, a través de una ponencia colectiva, que mantuviera la doctrina reiterada de este Consejo en materia tan transcendente para esta institución”.

Francisco Reyes asume el amplio argumentario legal de Millán y agrega otras consideraciones. Propone que se aproveche esta modificación para introducir cambios en las competencias para emitir dictámenes de orden urbanístico además de incluir otras materias de ámbito local y sobre la responsabilidad patrimonial de las administraciones públicas.