economía>

El Gobierno de Canarias afirma que la reforma laboral es un “ataque frontal” a la estabilidad del empleo

Europa Press | Las Palmas de Gran Canaria

La directora general de Trabajo del Gobierno de Canarias, Gloria Gutiérrez, ha afirmado que el Real Decreto Ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, supone un “ataque frontal” al principio de estabilidad en el empleo.

En un comunicado, Gutiérrez señaló que este “ataque” surge con la extinción de la fiscalización de la autoridad laboral en los Expediente de Regulación de Empleo (ERE). “La reforma laboral acaba, primero, con la fiscalización previa de la autoridad laboral en los despidos colectivos y, segundo, acaba con el juicio de razonabilidad que era necesario hacer para aprobar un ERE”, advirtió.

Asimismo, ha explicado que con el ‘convenio’ anterior, el empresario se veía obligado a negociar con los representantes de los trabajadores ante la posibilidad de que la autoridad labor no autorizara un expediente de regulación de empleo.

“La autoridad laboral –agregó– podía no autorizar un expediente de regulación de empleo porque la norma, no sólo exigía que hubiera una situación económica negativa o una disminución persistente del nivel de ingresos, sino que exigía además que la situación económica negativa o la disminución de ingresos afectara a la viabilidad de la empresa o su capacidad para mantener el volumen de empleo”.

En este sentido, la directora general destacó que el juicio de razonabilidad que efectuaba la administración obligaba a las empresas a negociar y permitía a la administración denegar autorizaciones cuando la medida extintiva era desproporcionada.

Además, reprochó al Gobierno de la nación que con la reforma laboral, con sólo tres trimestres consecutivos de pérdidas –“por irrisorias que estas sean”– el empresario puede despedir a los trabajadores que considere pertinentes “sin fiscalización previa y limitando la fiscalización posterior que pueden realizar los jueces de la Jurisdicción Social, que se limitarán a constatar el dato objetivo”.

“Esta reforma –hecha por el PP y no por el PSOE– es un ataque frontal al principio de estabilidad en el empleo y en los próximos meses, desgraciadamente se verán como las cifras de parados aumentarán exponencialmente”, concluyó.