transporte >

El Intercambiador se reabre al público tras dos meses en obras

La estructura interior de la cubierta ha quedado al descubierto, ya que se ha decidido, de momento, no reponer el falso techo. / FRAN PALLERO

JESSICA MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Los usuarios del transporte público se encontraron en la mañana de ayer una sorpresa. Tras dos meses cerrados por el desplome del falso techo, reabrió el vestíbulo del Intercambiador de Transportes de Santa Cruz de Tenerife. Aunque para los ciudadanos resulta una facilidad contar con la apertura de esta infraestructura, quien más lo ha agradecido han sido los negocios que alberga esta instalación. El falso techo del hall de la estación de guaguas se derrumbó en la madrugada del pasado 13 de diciembre por causas que aún se siguen investigando.

A primera hora de la mañana se abrían las puertas del Intercambiador, que poco a poco intenta volver a la normalidad. Aún había comercios cerrados, como la cafetería -que prevé retomar hoy su actividad-, las oficinas de las navieras e incluso el punto de información de Titsa, que aún no había vuelto a su lugar habitual. Además, se apreciaba todavía una zona cerrada, en la que ultimaban algunos detalles de la obras y los cajeros automáticos tampoco estaban operativos. Por contra, los primeros en volver a su rutina de trabajo fueron los dos estancos, cuyos propietarios coincidían en destacar la pérdidas tenidas durante estos dos meses.

Caras de sorpresa

Las mayoría de los usuarios se sorprendían de que el edificio hubiese abierto, y se encontraron con la noticia en el mismo momento. “Soy usuario del tranvía y el aparcamiento y no sabíamos nada, pero me alegro mucho de que haya vuelto a la normalidad”, explica uno de ellos. De hecho, algunos al salir del tranvía, en vez de circular por el vestíbulo para acceder a los andenes de las guaguas, iban por el estacionamiento, como se habilitó durante el cierre.

Pese a la reapertura de esta infraestructura, la investigación de los técnicos para conocer las causas que motivaron el total derrumbe del falso techo aún continúan abiertas. Aunque en un primer momento se apuntó a un problema del montaje, esta teoría no ha sido confirmada.