icod de los vinos >

El nuevo mercadillo, opción empresarial contra la crisis

El emplazamiento, de más de 7.000 metros cuadrados, tiene capacidad para 200 puestos comerciales. / MOISÉS PÉREZ

LUIS F. FEBLES | Icod de los Vinos

Aunque no corren buenos tiempos para la inversión, un grupo de jóvenes emprendedores de Icod de los Vinos decidió hace unas semanas crear un mercadillo en la ciudad norteña para favorecer el desarrollo de los comerciantes de la comarca que han tenido que cerrar sus negocios, o bien que se han quedado con mercancía estancada.
En aras a servir de foco de atracción para todos los comerciantes de la comarca que permanecen en lista de espera para acceder a algún puesto en los mercadillos del Norte de Tenerife, el nuevo recinto -inaugurado en Icod de los Vinos a principios de enero- ofrece más de 7.000 metros cuadrados con capacidad para 200 puestos comerciales. Los jóvenes emprendedores, Pedro Manuel Aguilar y Jorge Grillo, se aventuran en una iniciativa que, según ellos, “sirve de oportunidad para todos aquellos comerciantes que quieran vender sus productos en un panorama poco propicio para instalar un comercio de manera tradicional”. La ventaja que ofrecen es que, “por el momento, los que quieran establecer un puesto en el mercadillo no tendrán que pagar por establecerse en el stand”.

Lista de espera

Como novedad respecto a otros establecimientos, el nuevo mercadillo de Icod ofrece en una sola superficie todos los servicios sin necesidad de salir de ella, tanto artículos de artesanía, de alimentación como productos de otra índole. En estos primeros pasos del Mercadillo de Icod, situado en la calle Cecilio Montes, número 25, quiere albergar también a todos aquellos jóvenes que se están dedicando a vender los excedentes que cultivan y facilitar así las tareas de compraventa.

Muchos mercadillos del agricultor y mercadillos en general, se han visto sobrepasados ante las numerosas demandas de puestos por lo que las listas de espera son una realidad, así como la necesidad en ocasiones de sortear los puestos.

En este sentido, el nuevo proyecto quiere atraer a todos aquellos comerciantes que deseen dar salida a sus productos en un recinto con capacidad y adaptado a las necesidades de compradores y vendedores.

Por último, queda constatado que a pesar de la difícil situación económica por las que pasan muchos empresarios, la juventud y las ganas de dinamizar la actividad económica y comercial de la comarca siguen inmunes.